Archivo 02: Túnel Oscuro (01/14)

Ese túnel era la ruta más residencial de la zona hasta el distrito comercial, pero casi no hay lugareños usándolo.

Era un famoso túnel por tener un alto índice de accidentes.

Había una muerte cada año.

Dentro del túnel, no había ninguna luz, y era difícil de ver incluso durante el día.

Ahí había una pronunciada fuera del túnel y desafortunadamente los tenían accidentes tan a menudo que estaban casi garantizados.

Sin embargo, la razón de los accidentes parece ser más que simplemente mala visibilidad.

Había interminables rumores acerca de algo misterioso aparecía en el túnel–

Algunos conductores dijeron haber visto cabezas humanas volar por la ventana.

Cuando trataban de escapar en temor, entonces sus frenos dejaron de funcionar– apenas evitando golpear la baranda protectora.

Otros decían que habían visto innumerables rostros humanos en las paredes del túnel.

Algunos taxistas dijeron que habían llevado a una mujer empapada frente del túnel, pero cuando miraban en el espejo retrovisor al irse, de repente desaparecía–

Nadie sabe la verdad.

Todo lo que estaba seguro era que mucha gente había muerto en la salida de ese túnel–

Era una tranquila noche–

«Hace frío».

Haruka dio su mejor esfuerzo para no ser golpeada por el viento, poniéndose encima su abrigo beige y encorvándose mientras caminaba.

Ya era tarde en la noche del domingo, así que aunque ella estaba enfrente de la estación, no había prácticamente nadie ahí.

Ella solo escuchaba el eco de sus botas golpeando el suelo.

Había ido a una fiesta porque Miki la había obligado, pero cuando llegó, resultó ser una mezcladora.

Tal vez ella era anticuada, pero realmente no le gustaban las fiestas de ese tipo.

Miki iba a morir de soledad sin un novio. Ella era como un conejo. Pero Haruka no estaba desesperada por encontrar a alguien.

«Haruka, realmente nunca has caído enamorada».

Miki a menudo le decía eso.

Es cierto.

Incluso cuando recordaba, sentía como si nunca hubiera tenido un romance que pareciera un romance.

«Así que solo ve a una cita con alguien».

Miki también dijo eso.

Sin embargo, Haruka no tenía ganas de desesperadamente conocer a alguien para encontrar el amor.

Pensaba que amor vendría naturalmente– que no era algo que se decidiera, como las compras en el momento de decidir sobre mercancías y comprobar el contenido de una billetera.

«Realmente estoy fuera de moda…», murmuró Haruka, dejando escapar un suspiro que salió blanco.

Después de llegar a la plaza frente a la estación, ella escucho la bocina de un auto.

Un auto blanco frenó y rodó hacía ella, deteniéndose delante de ella.

Era un poco sospechoso. Haruka estaba en guardia mientras caminaba hacia atrás.

Entonces, la ventana del asiento de pasajero se abrió y las luces del auto se encendieron.

«Haruka-chan, te doy un aventón».

¿Por qué ellos saben mi nombre? Se sintió aún más sospechoso.

«No te has olvidado, ¿Verdad? Estuvimos juntos temprano».

Haruka recordó al escuchar el rápido monólogo del hombre.

«¡Ah!».

Era una de las personas de la fiesta. Si recordaba correctamente, su nombre era algo como Nakahara Tatsuya.

Tenía una complexión mediana y un rostro más bien plano, pero su cabello era como el de un famoso jugador de fútbol.

Dicho eso, parecía como si a él realmente no le gustará mucho el futbol.

«Súbete ya».

Tatsuya sonrió mientras golpeaba el asiento de pasajero.

«Está bien– los trenes todavía están funcionando».

Haruka se negó inclinando la cabeza y comenzó a caminar otra vez.

«Hey, espera un segundo».

Tatsuya rápidamente se bajó del auto y corrió para ponerse en frente de Haruka, sonriendo mientras señalaba en su muñeca izquierda.

«¿Qué hora es?».

¿Qué es todo esto de repente?.

Haruka no entendía, pero comprobó el tiempo en su reloj de pulsera.

«11:50».

«Lo siento, pero el último tren ya se fue».

«¿Eh? El último tren es a las 12:06».

«Ah, eso es entre semana. Hoy es domingo– un día libre. Los trenes se detienen antes. El último tren de los días libres es a las 11:48. Lo acabas de perder. Aunque para mí, lo logré».

Haruka no sabía. Hoy estaba realmente fuera de sí.

«Por eso dije que te llevaría. Vives en la misma dirección que yo, Haruka-chan».

Cuando Tatsuya dijo eso, abrió la puerta del lado del pasajero.

«Pero…».

«Por favor. Tengo miedo de ir solo a casa».

Tatsuya juntó sus manos como si orará e inclinó la cabeza.

Asustado, dice–

A ella no le importaba entrar en el auto, pero…

«Nakahara-san, ¿No estabas bebiendo?».

«Ah, no soy bueno con el alcohol, así que bebí té oolong todo el tiempo».

Después de este intercambio, Haruka perdió y se sentó en el auto.

Tatsuya empezó a hablar sobre los autos que circulaban cuando comenzó a manejar.

Habló enérgicamente sobre cómo era un famoso auto deportivo que le había conseguido barato de un conocido que era un mecánico de autos, pero ya que Haruka no tenía ningún interés en los autos, realmente no entendía.

Aunque ella no sabe qué auto se trata, Tatsuya tenía encendido el calor más de lo necesario y el ambientador de aire le hizo querer alejarse.

No sólo eso– la música de rap en cuatro tiempos cantada por un grupo japonés era tan fuerte hizo eco en su vientre. Ser encerrada en este lugar le haría sentirse incómoda en cinco minutos.

Se sentía mal y mantuvo silencio ya que él le había ofrecido llevarla, pero ella estaba en su límite–

«Lo siento, ¿Puedes bajarle un poco el volumen?».

Haruka habló con Tatsuya en el asiento conductor.

«¿Verdad? Esta canción es lo mejor».

¿Qué era la mejor? Él no la escucha en absoluto.

Cabello imitando a un jugador de fútbol y rap Japonés. Y llevaba un traje bastante cutre. ¿Dónde demonios estaban sus intereses?.

Se sentía como una comedia– una mezcla de todo lo que era popular.

Haruka uso el panel para bajar el volumen.

Tatsuya la miró dudosamente.

Haruka ignoro la mirada de Tatsuya y abrió un poco la ventana, respiró el aire exterior, sin contaminación por el ambientador de aire.

«Ah, es a la izquierda en la siguiente calle», Haruka le dijo a Tatsuya cuando llegaron a la esquina con la comisaría de la policía.

«Izquierda. Entendido».

Aunque dijo Tatsuya eso él dio vuelta a la rueda hacía la derecha sin siquiera poner en la señal de giró.

Haruka perdió su equilibrio en la pronunciada curva.

Qué conducción tan peligrosa–

«No es la derecha. Es la izquierda. Da la vuelta por favor».

«Hay un lugar con una vista hermosa de noche delante. ¿Sabías?».

«No».

«Vamos a echar un vistazo».

«Está bien».

«Es realmente hermosa. Sin duda te gustará. Justo en la cima de esa colina».

No servía de nada. Él no escuchaba en absoluto.

Era como si pensará que todo el mundo tenía la misma perspectiva de él.

Era inútil sin importar lo que ella dijera.

Si iba con él a ver la vista nocturna, ojalá que lo satisfaga y él volvería. Haruka se dio por vencida y miró por la ventana.

Pensándolo bien, ella conocía a otro hombre que hacía lo que quería, no importa lo que dijeran.

Era testarudo y contradictorio. A pesar de que odiaba las cosas deshonestas, él era poco honesto consigo mismo.

Un hombre lleno de contradicciones.

Pero a pesar de que también hacía lo que quería, sentía que había algo fundamentalmente diferente cuando Haruka lo comparo con Tatsuya.

Ha pasado un mes desde entonces.

¿Cómo estará? Haruka pensaba en esa cara adormilada y terminó sonriendo ligeramente.

«Justo adelante de este túnel».

La voz de Tatsuya trajo a Haruka de vuelta a la realidad. Miró hacia adelante.

Justo como dijo, había un túnel delante de ellos.

Por la entrada, vio un cartel que decía [Zona con Alta Tasa de Accidentes. ¡Cuida tú velocidad!].

Parecía que no había ninguna luz en el túnel– una oscuridad tan oscura como la tinta se abrió delante de ellos.

En el momento en el que el auto entró en el túnel, el aire de repente se sintió más pesado.

El sonido del motor hizo eco contra las paredes del túnel.

*Ooooooohh*.

Sonaba como una persona quejándose.

El túnel era realmente espeluznante.

Justo cuando se estaban acercando a la salida, Haruka repentinamente sintió que algo los había pasado.

«¡Ack!», gritó Tatsuya, golpeando repentinamente los frenos.

Los neumáticos rechinaron.

Haruka fue forzada hacía adelante y golpeó su cabeza contra la ventana.

Lágrimas llenaron sus ojos por el dolor.

Se habían detenido al lado justo fuera del túnel.

Casi golpeaban la baranda.

El coche se llenó del olor de los neumáticos quemados.

Haruka vio a Tatsuya en el asiento del conductor.

Tatsuya se aferraba al volante, mirando hacia abajo mientras temblaba.

Había sudor corriendo por su frente y mientras rechinaba los dientes.

«Hey, ¿Qué sucede?».

Tatsuya no parecía estar bien.

Tatsuya intentó responder, pero su boca apenas se movía– las palabras no salieron.

«Dilo claramente. ¿Qué pasó?».

Haruka sacudió los hombros de Tatsuya.

Entonces, Tatsuya levantó la cabeza por primera vez. Su cara estaba completamente blanca. Incluso un maniquí tendría más color en su cara.

«…Un n-niño…».

«¿Eh? ¿Qué pasa con un niño?».

«Otra vez… Yo podría haber golpeado… De repente… un niño…».

El dedo temblando de Tatsuya señaló la ventana delantera.

«Golpear… ¿No te refieres a…?».

¿Un niño? Haruka no pensaba que hubo algún impacto después de frenar repentinamente.

Sin embargo, ella no podía ser optimista. De todos modos, ella debería ir a comprobar.

Haruka abrió la puerta e intentó salir, pero Tatsuya agarró su brazo.

«No vayas».

«¿Por qué? Necesito comprobar».

«No fue mi culpa. El niño– el niño… De repente saltó…».

Tatsuya era frenético mientras agarraba el brazo de Haruka.

Había lágrimas en sus ojos.

«No es un problema de quién tuvo la culpa. Tenemos que llamar a una ambulancia».

«No puedes… Si golpeas… Una persona, no puedes conducir más nunca y la Universidad y encontrar un trabajo… Y tus padres no se quedaran tranquilos… Mi vida es un desastre… Por favor, Haruka-chan, si guardas silencio…».

«No puedo creerte».

Qué tipo. En el momento en el que pudo haber tomado la vida de alguien, todo lo que puede pensar era cómo protegerse a sí mismo.

Discutir con alguien así era inútil.

«¡Suéltame!», gritó Haruka, quitando el brazo de Tatsuya y bajando del auto.

La intensa diferencia de temperatura la sacudió.

Aunque era oscuro, con las luces del auto, podía ver.

Haruka caminó tímidamente al frente del auto.

Sintió como que estaban manejando muy rápido.

Si alguien era golpeado a esa velocidad, sería inútil.

Las piernas de Haruka se sacudieron cuando imaginó a un niño, colapsado y cubierto de sangre.

Sin embargo, no había nada ahí.

Solo veía líneas negras sobre el asfalto por los neumáticos quemados. Ella comprobó el parachoques del auto, pero ni siquiera había una abolladura.

Haruka comprobó los lados y la parte trasera también.

Sin embargo, ella no podía encontrar nada. ¿Tatsuya sólo estaba viendo cosas? Eso estaría bien. Podrían reírse de esto–

*Paso paso*.

Ahí estaba el sonido de alguien corriendo.

Ella pensaba que podría ser Tatsuya, pero él todavía estaba en el auto con la cabeza hacia abajo.

*Paso paso*.

De nuevo.

Lo escuchó del lado opuesto, por debajo del auto.

Haruka se agachó y miró bajo el auto. Ella vio un pie que podría ser de un niño.

¡No puede ser! Haruka rápidamente se puso de pie y dio la vuelta.

Sin embargo, no había nadie ahí. Ella podría habérselo imaginado ya que Tatsuya había dicho que golpeo a un niño.

Si eso era todo, estaría bien.

Haruka estaba a punto de volver al auto, cuando sintió una mirada penetrante por la espalda y se detuvo.

Cuando se dio la vuelta, vio el gran orificio circular en el túnel oscuro.

Había una mujer ahí de pie con su espalda frente a ella.

A pesar de que nadie había estado ahí hace un momento–

Haruka no podía estar segura por su espalda, pero la mujer estaba probablemente en el final de sus 20.

Lo pensó porque la mujer vestía un traje gris, pero ella podría realmente ser más joven.

Ella no estaba haciendo nada– sólo ahí de pie.

Su cabello castaño se sacudió con el viento.

¿Qué estaba haciendo aquí en un momento como este?.

«Discúlpeme…»

Cuando Haruka le habló, la mujer se dio la vuelta lentamente.

Haruka pensó que su corazón podría detenerse por la sorpresa.

Ahí había una gran lesión en la frente de la mujer, y la sangre salía, casi latiendo.

La parte del pecho de su camisa blanca estaba teñida completamente de rojo.

Eso no era todo– su brazo derecho estaba doblado en forma tan antinatural que podría haber sido roto.

Era un misterio el cómo ella podía estar parada.

«Esto es terrible…».

Tatsuya no había golpeado a un niño. Él golpeo a esta mujer.

«¿Estás bien?».

La mujer no respondió en absoluto a la pregunta de Haruka. Eso no era todo– su expresión estaba en blanco, como si ella no sintiera dolor.

Probablemente estaba entumecida.

«Voy a llamar a una ambulancia inmediatamente. Por favor siéntate por ahora».

En el momento en el que Haruka intentó tocar a la mujer– La mujer se sacudió.

Su cuerpo convulsionó violentamente.

Ella estaba tosiendo cuando vomitó sangre de su boca.

«¡¡Aaaah!!».

Haruka gritó sin pensar y saltó hacia atrás.

Entonces, como si ella hubiera sido absorbida por el escenario, la mujer desapareció.

¿Por qué?–

Haruka estaba desorientada. Todo que podía escuchar era el viento a través del túnel–

Capítulo Anterior |Inicio| Siguiente Capítulo