Archivo 02: Túnel Oscuro (03/14)

Haruka caminó detrás de Yakumo.

Ella no pudo decir nada después de que él le había dicho que cerrará la boca. Había estado en silencio durante quince minutos.

Rápidamente llegaron a una pendiente pronunciada.

En ambos lados de la carretera, había árboles de Gingko [1] con hojas amarillas.

Era un hermoso camino que hace que quieras detenerte y disfrutarlo.

Sin embargo, Yakumo no parece querer disfrutarlo, ya que rápidamente subió la pendiente.

En la parte superior de la pendiente, estaban las puertas de un templo. Yakumo se detuvo frente a ellas.

Parecía un templo bastante antiguo, pero estaba bien cuidado y no parecía estar en decadencia.

¿Por qué vinieron a un templo?.

«Hey…».

«¿Lo olvidaste? Sin preguntas».

El momento cuando Haruka intentó preguntar el por qué, Yakumo la miró fríamente.

¿Soy así de habladora? Aunque ella no podía ser llamada callada en comparación a sus amigos, ella no pensaba que era especialmente habladora.

Por supuesto que tendría preguntas sin explicaciones, y era humano a preguntar sobre eso.

No soy habladora– Yakumo es simplemente extraño.

«No te muevas de la puerta».

«¿No tengo que ir?».

«Sin preguntas».

Yakumo negó categóricamente con una cara inexpresiva.

Incluso una estatua de Buda de madera tendría más emociones.

Parecía que él realmente no piensa decir nada. Haruka se dio por vencida y fue al pilar de las puertas y puso sus manos detrás de su espalda.

Yakumo parece estar satisfecho con eso, mientras comenzó a caminar enérgicamente.

Fue al camino hacía el templo, rodeado de grava por ambos lados y entró a un edificio separado que era probablemente eran los cuartos de los sacerdotes.

Él no había pulsado el botón del intercomunicador o saludó a nadie.

¿Yakumo tiene algún tipo de conexión con este templo? Tal vez fue por eso no quería hablar de ello.

Aunque hace frío–

Ella no había notado mientras caminaba, pero el viento estaba mordaz cuando ella se quedó aquí sola.

¿Por qué ella tenía que esperar aquí sola?.

La ira se elevaba dentro de ella mientras esperaba.

«¡Date prisa en regresar!».

Incapaz de mantener su ira, Haruka recogió una piedra en sus pies y la lanzó hacia la dirección que Yakumo había caminado.

«¡Ouch!».

Fue sorprendida por la repentina voz.

Alguien lentamente salió detrás de las puertas.

«L-lo siento».

Haruka apresuradamente inclinó la cabeza.

A pesar de que no ha había nadie en la dirección dónde arrojó la piedra, ella le pegó a alguien–

«Puedes ser maldecida por tirarle una piedra a un templo».

«Realmente lo siento».

Haruka se inclinó aún más.

«No, no, no se te preocupes tanto. Realmente no me golpeó. Ahora, levanta tu cabeza».

Instada por la voz baja y suave, Haruka levantó tímidamente la cabeza.

Ahí había un monje de mediana edad de pie con una bata azul marino y sandalias de paja.

Tenía una cara en forma de huevo y los ojos finos como cadena. Tenía una impresión cálida de él, como Maitreya [2].

«Ah».

Haruka dejó salir una voz de sorpresa al ver la cara del monje.

«¿Qué sucede?».

«No, no es nada».

Ella recordó que Yakumo le había pedido que no hiciera ninguna pregunta. Tal vez por eso.

El monje parado frente a Haruka tenía el ojo izquierdo de color rojo brillante como el de Yakumo.

«¿Qué estás haciendo aquí?».

«E-er, estoy esperando a Yakumo-kun– no, un amigo…».

A pesar de que no era como si ella estuviera haciendo algo sospechoso o si estuviera mintiendo, ella estaba buscando las palabras.

«Ya veo. ¿Eres la novia de Yakumo? Bastante curioso».

«¿C-curioso?».

«Ah, lo siento. Es la primera vez Yakumo de traído una novia, así que me emocioné».

¿Puede esta persona ser el padre de Yakumo?.

«U-um, ¿Conoces a Yakumo-kun?».

Yakumo había dicho que no le hiciera preguntas, pero él no dijo no le preguntara a más nadie.

Haruka cambió la interpretación a como quería y trató de preguntar.

«Soy el padre de Yakumo».

«¿Eh?».

Yakumo había dicho su padre había desaparecido–

«Ah, no, para ser correcto, planeo ser su padre. Ya que él definitivamente no lo acepta. Yo soy el hermano pequeño de su madre. Su tío».

El tío de Yakumo sonrió irónicamente mientras rascaba su cabeza rapada.

«Bueno, no solo hablemos estando de pie. Ven pasa».

«Eh, pero…».

«Está bien, está bien. Simplemente ignora lo que dice Yakumo. No importa lo que haga, él va quejarse».

Haruka estaba preocupada, pero ella pasó a través de las puertas, mientras era instada por el tío de Yakumo.

* * *

Después de que ella entró a los cuartos de los sacerdotes, ella se metió bajo el kotatsu en la sala y esperó por Yakumo.

Su tío trajo el té en una bandeja y se sentó frente a Haruka.

Cuando ella lo miró bien, se parecía a Yakumo.

No sabía cómo explicar si le preguntarán qué era lo similar, pero si tuviera que decirlo, probablemente sería la forma de la cara.

Sin embargo, la atmósfera a su alrededor era completamente diferente a la de Yakumo.

«Lo siento. Te invité a pasar, pero esto es todo lo que puedo ofrecer. Debo haber comprado algunos Youkan [3]«.

«No, por favor no se moleste».

«Debe haber sido frío estar ahí de pie por ti misma».

«Sí, mucho».

Normalmente, ella habría dicho algo como «No es nada», pero ella terminó diciendo la verdad.

«Qué honesta».

El tío de Yakumo sonrió.

Cuando él sonrió, sus ojos se cerraron. Era una gentil expresión.

«A menudo me dicen que soy demasiado honesta. Creo que necesito arreglar eso yo misma».

«No, la honestidad es lo mejor. Es probable que haya personas que han sido ayudadas por tus palabras».

«¿Crees eso? Siempre lastimo a la gente».

Era extraño. Esta persona encuentra su camino en los corazones de las personas con increíble facilidad.

Sin embargo, no se sentía desagradable en absoluto.

«No del todo. Sé de al menos una persona que ha sido ayudado por tus palabras».

«¿Eh?».

Ella no pensaba que alguien que acaba de conocer diría algo así.

A pesar de que no hay forma de saber a quién he conocido–

«Eres tú ¿Cierto? La que dijo que el ojo de Yakumo era hermoso».

Es cierto que Haruka había dicho eso la primera vez que vio el ojo rojo de Yakumo.

Yakumo se había reído de ella, diciendo que ella era la primera persona que había dicho eso.

«¿Cómo sabes eso?».

Sobre la pregunta de Haruka, el tío de Yakumo se movió hacía adelante antes de decir: «Esto es entre nosotros…».

«Tío, no tienes que decir nada más innecesario».

Yakumo interrumpió repentinamente.

Yakumo estaba parado en la entrada de la sala, mirando con desaprobación a Haruka. Aunque Haruka lo notó, ella simplemente bebía su té lentamente.

«¿En qué estás perdiendo tu tiempo? Nos vamos».

La orden de Yakumo la irritó. Ella decidió fingir que no lo escuchó.

Yo no soy un perro. Incluso si lo fuera, escuchar las palabras de un dueño tan opresivo.

«¿Qué?, ¿Eres tú, Yakumo? No interrumpas. Quiero hablar con tu novia un poco más».

«No es mi novia. Ella es una alborotadora. No te hagas la idea equivocada».

«Oh, ¿Así que ya tienes un vínculo tan fuerte? Bien hecho».

«Tío, escucha bien lo que las otras personas tienen que decir».

«Diciendo cosas como esa. Si holgazaneas demasiado, algún otro hombre te la arrebatará. Debe haber un montón puesto que ella es tan linda».

¿De qué demonios estaban hablando con ella ahí? Haruka se sintió algo asombrada, o más bien–

«Si hay personas que quieren llevársela, pueden hacer lo que quieran».

«Voy hacer lo que quiera incluso sin que lo digas».

Haruka había planeado en decir eso para que Yakumo no fuera capaz de oírlo, pero parecía que las palabras no habían escapado de los oídos de Yakumo.

Su mirada fría fue hacía ella.

«¿Yakumo, no puedes ser un poco más agradable?».

«Tampoco me importaría pensarlo con respecto a la cantidad de dinero».

Su tío sacudió la cabeza en exasperación.

«Tío, lo siento, pero me llevo el auto».

«¿Un paseo con tu novia?».

«Eres obstinado».

Yakumo dijo eso y salió de la habitación.

Haruka pensó un poco, pero como Yakumo dijo, se trataba de un problema que ella le había traído a él. Ella no sólo podía dejar que Yakumo se ocupara de todo.

Después de agradecerle cortésmente al tío de Yakumo, ella se puso de pie.

«Ese es el tipo de niño que es», dijo tranquilamente el tío de Yakumo cuando Haruka estaba a punto de salir de la sala.

Sonaba un poco solitario.

«Aunque Yakumo puede ver más que la mayoría, ha cerrado su corazón».

«¿Hablas de los fantasmas?».

Después de asentir, el tío de Yakumo continuó.

«Porque él está asustado de conectar profundamente con otras personas, él huye. Sus emociones están un poco torcidas. A pesar de que él es así, es realmente un agradable niño… Hmm… Eso no es muy convincente…».

Su tío ladeó la cabeza, parecía preocupado.

«Lo sé».

Haruka respondió con una sonrisa y salió de la habitación.

Ella no acaba de decir eso para hacer que el tío de Yakumo se sintiera mejor. En ese momento, honestamente pensaba eso, por alguna razón.

* * *

[1]: Ginkgo biloba, Gingko o árbol de los cuarenta escudos es un árbol único en el mundo, sin parientes vivos. Está muchas veces clasificado en su propia división, Ginkgophyta.

[2]: Maitreya es un nombre que aparece en la religión budista para referirse al próximo Buda histórico. Según la literatura sagrada budista, el bodhisattva Maitreya nacerá en la tierra para lograr la completa iluminación de un Buda y enseñar el dharma.

[3]: Es un postre de gelatina espesa hecho con anko (pasta endulzada de frijol azuki), agar-agar y azúcar. Suele venderse con forma de bloques, y se come cortado a rebanadas.

Capítulo Anterior |Inicio| Siguiente Capítulo