Archivo 03: El Mensaje de Los Muertos (06/17)

Haruka fue al escondite secreto de Yakumo en la tarde.

Esta vez ella se había puesto el maquillaje correctamente, vestía un suéter cuello de tortuga y unos jeans, en vez de su pijama.

“Honestamente, yo no soy un detective. ¿Por qué todos creen que lo soy…?”.

Eso fue lo que dijo Yakumo justo después de que Haruka lo volviera a visitar.

Cuando Yakumo habló sin ocultar su descontento, hirvió agua con una lámpara de alcohol en un Vaso de precipitado [1].

Gotou probablemente le había traído algún tipo de problema.

Aunque Yakumo se quejaba, para ser honesta, Haruka pensó que sería mejor para todos si se convirtiera en un detective espiritual o algo así.

Mientras Haruka pensaba eso, una taza pareció delante de ella.

Era té verde.

“¿Eh? ¿Podría ser que herviste esto en el vaso de antes?”.

“No hay un “Podría” sobre eso- lo hice. Lo tomé prestado del laboratorio. Será más feliz si lo uso yo a que lo utilicen para algunos experimentos científicos incomprensibles”.

Demonios. ¿Qué clase de persona es él?.

“No creo que ese sea el problema… Si bebo esto, me dolerá el estómago”.

“Deja de quejarte y bébelo. El ingrediente secreto es ácido clorhídrico”.

¡Como si fuera a beber esto!.

“¿Así qué de que quieres hablar?”, instó Yakumo.

¿Cómo debería explicarlo? Haruka no podía pensar en una manera eficaz, por lo que ella le dijo a Yakumo lo que había sucedido en orden.

Yakumo cruzó sus brazos y se recostó en su silla, escuchando en silencio mientras miraba el techo.

Si alguien que no lo conociera estuviera mirando, su actitud podría hacerlos sentir indignados, pero Yakumo todavía escuchaba correctamente incluso si actuaba así.

“Una mejor explicación que la de Gotou san”, Yakumo sonrió mientras ponía sus manos juntas y colocaba sus codos sobre la mesa. “Ese anciano intenta hacer sus historias dramáticas y lanza la orden por la ventana– lo hace difícil para el oyente”.

Haruka no lo había experimentado, así que ella no podía decir nada.

“¿Entonces, qué es lo que entiendes?”.

“Es diferente. Una historia fácil de entender es mejor para comprender lo que está detrás de una historia”.

Eso era verdad.

Sin embargo, Haruka no tenía nada para responderle a eso.

Sus hombros cayeron en decepción.

“Sin embargo, entiendo el punto de que las posibilidades de lo que pudiera haber pasado a tu alrededor”.

Yakumo comenzó a hablar, uniendo la conversación.

“¿Posibilidades?”.

“Sí. Hay dos posibilidades en las que puedo pensar. Incluso tú debiste haber llegado a esta conclusión si has oído la historia objetivamente, pero has sido muy subjetiva acerca de ella”.

“¿Subjetiva?”.

“Debido a eso, rechazaste ambas posibilidades a las que naturalmente podrías haber llegado antes de que te dieras cuenta de ellas”.

“Huh…”.

Haruka no entendía lo que decía Yakumo.

“Vamos a comprobarlo. Primero, una posibilidad es que todo que viste fuera una ilusión”.

“No es así. Lo vi con estos ojos”, Haruka dijo firmemente.

“Ves, has rechazado una posibilidad, ¿Cierto?”.

Ahora Haruka entendió a lo que se refería Yakumo.

Justo como Yakumo había dicho, si ella la hubiera escuchado como un tercero, definitivamente se le ocurriría esa posibilidad primero.

Así que a eso se refería.

“Todo lo que viste fue una ilusión, y tu amiga se mudó sin decirte debido a algunas circunstancias…”.

“Shiori definitivamente no…”.

“Escúchame hasta el final”, la reprendió Yakumo.

“Pero…”.

“Es porque eliminas posibilidades como esta que tu razonamiento falla”.

“Pero…”.

“Es perfectamente posible que tuviera que mudarse rápido y se comunicará contigo después. Tal vez podrás reír como idiota una vez que escuches las circunstancias”.

Era cierto, ahora que Yakumo lo decía.

Haruka sintió que sus hombros se relajaron un poco. Aunque no parecía agradarle a Yakumo, ella estaba realmente agradecida por haber hablado con Yakumo.

“¿Y la otra posibilidad?”.

Cuando Haruka preguntó, la expresión de Yakumo cambió claramente.

“Si es posible no quisiera hablar de ella hasta que sepa más acerca de la situación, pero…”.

“Es una de las posibilidades, ¿Verdad?”.

“Sí. Quiero que escuches esto como una simple posibilidad”.

Haruka asintió con la cabeza.

Yakumo pasó una mano por su cabello y comenzó a hablar.

“Suponiendo que lo que viste no era una ilusión…”.

No quiero escuchar esto.

Alguien en su cabeza dijo eso. Probablemente ella misma. Otra ella.

Pero esa voz no alcanzó a Yakumo. Las palabras de Yakumo continuaron sin piedad.

“Tal vez tu amiga ya está muerta. Si ella apareció delante de ti como un fantasma…”.

Haruka sentía que había caído desde un lugar alto.

Sus orejas comenzaron a sonar. Ella no podía oír el resto de las palabras de Yakumo.

¿Muerta porque ella es un fantasma? ¿Shiori estaba muerta? No. No puede ser. No quiero reconocerlo. ¿No hay fantasmas vivos?.

Fantasmas vivos–

“Hey, hay cosas como fantasmas vivos, ¿Cierto? ¿Ésos no son los espíritus de las personas vivas?”.

Haruka agarro la mesa y se inclinó hacia adelante.

Aunque Yakumo parecía dudoso por la repentina acción de Haruka, aun así respondió a la pregunta de Haruka.

“No es totalmente imposible. Como dije antes, si los fantasmas son los cúmulos de emociones de la gente, no puedo negar la posibilidad de que puedan dejar el cuerpo incluso sin morir. Los fantasmas vivos de los que hablas a menudo son referidos como experiencias extra corporales. Una tercera posibilidad…”.

Yakumo siguió hablando mientras frotaba sus cejas.

Haruka esperó a que Yakumo ordenara sus pensamientos.

“Aunque es una perspectiva esperanzadora, no es como si eso no pudiera funcionar. ¿Apostamos por esa posibilidad?”.

Una llama de esperanza se encendió en el pecho de Haruka por escuchar las palabras de Yakumo.

Ella sería capaz de encontrarse con Shiori. Definitivamente.

 

* * *

[1]: Es un recipiente cilíndrico de vidrio borosilicatado fino que se utiliza muy comúnmente en el laboratorio, sobre todo, para preparar o calentar sustancias y traspasar líquidos. Aquí una foto.

Capítulo Anterior |Inicio| Siguiente Capítulo

Anuncios