Archivo 03: El Mensaje de Los Muertos (08/17)

Gotou se despertó con el sonido de su teléfono.

Recordó que había dejado el escondite secreto de Yakumo y regresó al recinto en coche.

Parece que se había dormido al volante. Normal, ya que no había dormido bien.

“¿Quién es?”.

Gotou respondió el teléfono sin ganas después de despertar, sin comprobar el número.

[¿Qué forma de responder es esa?].

“¿Qué?, eres tú, Yakumo…”.

Gotou frotó sus ojos, bostezó y puso un cigarrillo en su boca, encendiéndolo.

[No solo digas “¿Qué?”. En serio].

Escuchó la voz habitual de Yakumo.

Gotou no quería oír eso de una voz que se escuchaba aún más somnolienta que la de él.

“¿Qué quieres?”.

[Adquirí cierta información útil respecto a tu petición, Gotou-san, pero ya que no pareces tan interesado, colgaré].

Gotou se despertó inmediatamente. Él saltó en el asiento.

“¿Qué encontraste?”, dijo Gotou con vigor.

Sin embargo, parecía que esas palabras no habían llegado a Yakumo.

Hubo solo un pitido.

“Ése mocoso. Realmente colgó…”.

¿Qué demonios cree que soy?.

Gotou inmediatamente llamó a Yakumo, pero Yakumo no respondió incluso después de varias llamadas. Él estaba disfrutando de la respuesta frenética de Gotou.

Una personalidad peor que la de la esposa de Gotou, que había abandonado la casa.

Pasaron cinco minutos antes de que Yakumo respondiera.

“Ah, Yakumo-kun, lamento lo de antes. Estoy reflexionando sobre ello. En serio”.

[¿Siempre te disculpas así con tu esposa?].

“¡Arg!”.

Si Yakumo hubiera estado frente a él, Gotou habría querido golpearlo.

Bueno, Gotou fue quien hizo la petición, así que si incluso Yakumo hubiera estado frente a él, no habría hecho eso.

Todo lo que Gotou podía hacer era forzar una sonrisa. Él sólo quería hablar sobre el tema.

“¿Entonces que descubriste?”.

[Antes de eso, hay alguien a quien quiero que encuentres].

“¿Qué?”.

[Es su amiga].

“¿Por ella, te refieres a Haruka-chan?”.

[Sí. Su amiga se llama Itou Shiori…].

“Oí, oí. Espera un segundo. Incluso si se trata de una petición tuya, no puedo buscar a su amiga. Deberías saber eso, ¿Cierto?”.

¿En qué demonios está pensando?.

Era como un intercambio.

[Bien, no hagas tanto escándalo. Si escuchas lo que voy a decir, querrás buscarla, Gotou-san].

¿Esto era alguna clase de hipnotismo?.

“¿Es ella alguna belleza asombrosa?”, bromeó Gotou, pero Yakumo lo ignoró completamente.

[La mujer llamada Shiori canceló el contrato de su edificio hace unos días y de repente desapareció].

“Eso es común entre las jóvenes”.

[Fui a donde ella solía vivir y encontré algo interesante en su cuarto].

Actuando todo misterioso.

“¿Qué era?”.

[Una foto con su amante].

“Eso no es extraño para nada”.

Gotou se sintió un poco decepcionado después de que Yakumo había dicho algo significativo como “Querrás buscarla”.

[¿Y si la persona a su lado fuera Katou Kenichi-san? ¿Eso no sería de tu interés?].

“¿Qué? ¿¡Ella era la amante de Katou Kenichi!?”, Gotou estaba tan agitado que le pegó el volante.

La bocina sonó muy fuerte, incluso sorprendiéndolo a él mismo.

[No puedo decir nada con certeza todavía, pero no puedes decir que es completamente ajeno a tu caso, ¿Cierto, Gotou-san?].

Es como Yakumo dijo. La amante de un hombre que ha sido asesinado había desaparecido con las cosas como estaban. No podía ser una coincidencia.

“Iré allí en dos horas”, gritó Gotou. Entonces, colgó, se bajó del auto y corrió.

Capítulo Anterior |Inicio| Siguiente Capítulo

Anuncios