Archivo 03: El Mensaje de Los Muertos (12/17)

Gotou miro hacia afuera desde el asiento del conductor.

Las nubes se movían lentamente, cubriendo el cielo que empezaba a ponerse oscuro.

“Parece que va a llover”, le dijo a Yakumo a su lado.

Sin embargo, Yakumo no respondió, parece que no lo escucho.

Él ha estado pensando seriamente en algo desde temprano.

Gotou no tenía forma de saber lo que pensaba Yakumo. Todo lo que podía hacer era preguntar.

“¿Hey, en qué estás pensando?”.

“No estoy pensando en nada”.

Yakumo frunció el ceño, parecía molesto.

¿Así que no quiere hablar?, Gotou chasqueo su lengua.

Entonces sonó un teléfono.

No era el de Gotou. Yakumo saco su teléfono del bolsillo y contesto.

“Hola…”.

Yakumo se veía sospechoso.

Aunque Gotou no podía escuchar con claridad la conversación, él podía escuchar una desesperada voz de mujer. ¿Era Haruka-chan?.

“Por favor cálmate. ¡No comprendo lo que dices!”, Yakumo lo dijo como si no pudiera detenerse.

“…Así que tienes una carta… Ya veo… Y entonces…”.

Gotou casi se pasa una luz roja por prestarle atención a la conversación de Yakumo.

Gotou aplasto los frenos.

Creyó que Yakumo se quejaría por eso, pero parece que estaba concentrado y no dijo nada.

“Ya veo… Entiendo… Entonces así sucedió…”.

Aunque sonaba como una lenta conversación, Yakumo de alguna manera lograba sacarle algo a Haruka, que parecía estar perturbada.

“Te llamare después, así que espera hasta entonces”.

Después de decir eso, Yakumo colgó.

“¿Qué fue eso?”.

“Parece que tu instinto algunas veces tiene razón, Gotou-san”.

¿Éso después de hablar tan seriamente?.

“No digas estupideces. Dime qué paso”.

“Ella encontró algo”.

“¿Haruka-chan?”.

“Sí. Parece que recibió una carta de la chica llamada Shiori, diciendo que ella mato a Fumiko y que también se suicidaría…”.

“¿¡Qué!? ¡Eso es malo! ¡¡Debemos detener a esa Shiori de una vez!!”, grito Gotou, dejándose llevar por sus emociones.

“¿Detenerla? ¿Cómo la encontraras?”.

“Bueno, de alguna forma…”.

Ahora que Yakumo dijo eso, Gotou volvió a sus sentidos.

Una mujer que desapareció incluso sin decirle a su mejor amiga no sería muy fácil de encontrar.

“Y si realmente está tratando de cometer suicido, si pensamos en el tiempo, ella ya debería estar muerta”.

“¿Por qué crees eso?”.

“Con la muerte de Fumiko, ella logro su cometido. Sería diferente si tuviera otro. Por otra parte, si ella no ha muerto, entonces ella no tendría intenciones de morir luego, ¿Cierto?”.

“Dices eso, pero las emociones de las personas no son causadas por reacciones químicas”.

“Una diferencia entre opiniones”.

Yakumo cruzo los brazos y miro hacia afuera.

“Pero es el final de esto. Ya no hay necesidad de ir a la escena”.

Cuando Gotou trato de dar la vuelta, Yakumo lo detuvo

“No, vamos. Hay algo que no puedo sacarme de la cabeza”.

“¿Algo que no puedes sacarte de la cabeza? ¿Qué cosa?”.

“…”.

Yakumo cerró la boca.

Probablemente había dibujado los planos del caso usando su forma de pensar.

Duele admitirlo, pero este tipo nunca ha hecho una suposición errada.

Gotou decidió avanzar con la teoría de Yakumo.

* * *

Cuando Yakumo y Gotou llegaron a la escena, ya había empezado a lloviznar.

La lluvia de diciembre es tan fría que duele.

“Espero no empiece a nevar…”, murmuro Gotou, mirando el cielo.

Yakumo lentamente camino hasta el centro de la casa que se había quemado completamente.

“Espera”, Gotou corrió tras Yakumo.

Yakumo había llegado hasta el centro de la casa, pero el techo y las paredes estaba casi completamente quemadas– no quedaba mucho de lo que podría llamarse hogar.

En el piso, había cristales rotos y plástico.

Aun había charcos por los esfuerzos de los bomberos.

“Hay una cosa que me molesta”.

El blanco aliento de Yakumo salió mientras se detenía.

“¿Qué?”.

“Si esa chica llamada Shiori mato a Fumiko, ¿Por qué haría que Fumiko enviara un testamento a la policía?”.

“Para despistar a la policía, obviamente”.

“¿Es realmente eso?”.

Cuando Yakumo se dio la vuelta, sus ojos parecían saber algo.

Eso hizo que Gotou sintiera pavor.

“¿Qué quieres decir?”.

“Si tratara de ocultar su crimen, ¿Eso no sugeriría que quiere seguir viviendo?”.

“Bueno, sí”.

“¿Entonces por qué Shiori le envió una carta a Haruka diciendo que quería cometer suicidio en ella…?”.

Era como Yakumo dijo.

El corazón de Gotou estaba agitado.

Las personas que intentan suicidarse desde el principio no necesitan hacer parecer un asesinato como un suicidio.

Gotou había creído haber visto la realidad del caso, pero no fue así.

Estaban olvidando algo importante.

A sus pies, había agua que se había ensuciado por la ceniza.

Su aliento era tan blanco que podía verlo frente a su cara.

Yakumo se arrodillo dónde estaba la línea blanca que habían dibujado con la forma de un cuerpo y vio algo.

“¿Qué estás viendo?”.

Yakumo no respondió a la pregunta de Gotou.

¿No escucho o no tiene ganas de responder?, Gotou no tenía forma de saberlo.

En cualquier caso, todo lo que podía hacer era esperar.

Gotou puso un cigarrillo en sus labios e intento encenderlo, no se encendía apropiadamente, tal vez porque estaba mojado.

“¿Por qué estas aquí…?”, murmuro Yakumo.

El sonido de la lluvia golpeando el piso continúo.

Gotou no podía ver nada.

“Ya veo… Estuviste aquí desde el principio. Lo que significa que… Ella…”.

Cuando Yakumo dijo eso, resonó un trueno a lo lejos.

“Qué demonios… Entonces…”.

Yakumo se levantó, su expresión repentinamente cambio.

“Oí, Yakumo. ¿Qué sucede? “.

“Gotou-san, tengo algo que quiero que le pregunte al Juez de instrucción [1] para confirmar inmediatamente”.

“¿Juez de instrucción? ¿De qué estás hablando?”.

“¡¡Apúrate!!”, grito Yakumo con el ceño fruncido.

Gotou nunca había visto tan agitado a Yakumo. Era urgente. Gotou llamo inmediatamente a Hata.

[¿Qué necesitas?].

Escucho la relajada voz de Hata después de un ring.

“Tengo algo que necesito que revises”.

[¿Algo que quieres que revise?].

“¡Oí, Yakumo! ¿¡Qué va a revisar!?”.

Yakumo tomo el teléfono de Gotou.

“¿Al cuerpo quemado de antes, le faltaba el dedo meñique de la mano derecha?”.

Yakumo sostuvo el teléfono silenciosamente.

Esa respuesta. Parece que la corazonada de Yakumo estaba en lo correcto, pero Gotou no sabía en absoluto lo que significaba.

Cuando Yakumo colgó, uso el teléfono de Gotou para hacer otra llamada.

 

* * *

[1]: La persona que preside una investigación sobre un caso de muerte sospechosa.

Capítulo Anterior |Inicio| Siguiente Capítulo

Anuncios