Capítulo 02: Yuuji, Discutiendo sobre el Poder del Hombre con Kevin el Vendedor

“Buenos días, Yuuji-san”.

Kevin saludo a Yuuji, quien estaba trabajando diligentemente en el campo todos los días.

“O-oh Kevin-san. Buenos días, parece que está bastante alegre”.

Yuuji levanto la cabeza y se limpió el sudor antes de devolver el saludo. Ciertamente, Kevin el Vendedor tenía una sonrisa perpetua y parecía estar de buen humor.

Era primavera.

Los participantes de la reunión offline y sus cosas nunca aparecieron donde Yuuji, pero Yuuji se había animado y entonces comenzó a trabajar. Aunque eso puede considerarse como huir de la realidad.

Él limpiaría el terreno durante toda la mañana, y luego del mediodía vería el campo o tumbaría los árboles en el lado este. Recientemente, estas actividades eran los principales contenidos del día a día de Yuuji. Mientras Yuuji limpiaba y reclamaba la tierra, Kotarou patrullaba los alrededores o jugaba con Alice en el jardín. Alice, también estaba haciendo sus cosas por ella misma mientras que Yuuji estaba trabajando.

Balancear la azada a solas se había convertido en la rutina diaria de Yuuji.

“Cómo debo ponerlo, el primer producto comercializado, el palo de avena, se está vendiendo bien. El precio de venta es barato, pero tenemos un beneficio constante. ¡Como era de esperar, hacer negocios con Yuuji-san fue una buena idea! Ah, esta es la parte prometida de Yuuji-san. Ya que también anoté los números de ventas y el dinero, más o menos, por favor confírmalo”.

Mientras decía eso, Kevin el Vendedor le entregó un trozo de pergamino y una pequeña bolsa.

Yuuji lo recibió sin cuidado y abrió la bolsa para ver el interior. Había una luz tenue de varias monedas de plata y cobre.

“Oh, ohh, ooooooooohhhh”, Yuuji grito mientras se congelaba.

Sí. Por primera vez en su vida había ganado dinero a través de su propio trabajo.

Aunque sólo vendió conocimiento que él había traído de otra parte, así que era cuestionable si esto podría considerarse como ganar dinero a través de su propio trabajo.

“¡Yuuji-san, Yuuji-san! ¿Estás bien? ¿Sucede algo?”.

Yuuji finalmente volvió a sus sentidos cuando Kevin le hablo.

“¡Ah, lo siento… Esta es la primera vez que he ganado algo de dinero, así que me sorprendió un poco…”.

“Es así… Bueno, tengo una idea aproximada sobre el envase para los alimentos enlatados, por lo tanto, de ahora en adelante, ¡Obtendrás más dinero!”.

Viendo a Yuuji tan sorprendido, Kevin le informó con una expresión de placer.

◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇

Esta era la tercera vez que Kevin el Vendedor había visitado a Yuuji. Después del almuerzo, Kevin y Yuuji comenzaron a discutir a través de la puerta sentados en las sillas de siempre.

El trío de aventureros exclusivamente contratados por Kevin comenzaron a cortar los árboles en el lado este. Tal vez esto también comenzó a convertirse en su conducta habitual. Alice también se esforzó, pero fue derrotada por el sueño así que fue a la casa con Kotarou para tener una siesta.

“Incluso ha hecho un campo. La recuperación de la tierra también tuvo algunos avances, ya veo”.

“Bueno, ya que estamos solamente yo y Alice, así que no progrese mucho”.

“No, no, para un adulto, esto ya es rápido”.

“No, no, eso no es cierto”.

La conversación entre ambos fue sorprendentemente similar a una japonesa [1].

“Hmm. En ese caso, ¿Debería preparar esclavos para ti, Yuuji-san?”.

Kevin lo dijo como si fuera algo normal, pero Yuuji se congeló por segunda vez el día de hoy.

“¿Eh…? ¿Esclavos…?”.

“Sí, es correcto. Hay personas que pueden utilizarse para limpiar la tierra o para el trabajo de granja. Aunque la cantidad de dinero que le di a Yuuji-san es apenas suficiente para comprar uno, si la comida enlatada es vendida, entonces nosotros podríamos llegar rápidamente a la cantidad necesaria. ¿Debemos hacer un pedido anticipado? ¿Hmm? ¿Los esclavos no existen en el mundo de Yuuji-san?”.

“S-sí. Aunque la esclavitud fue practicada en el pasado, en el tiempo que nací, ya había desaparecido. Por eso, se siente un poco… Extraño”.

“Ya veo… Por cierto, en este país, los esclavos se dividen entre esclavos criminales y esclavos normales. No sé si la esclavitud del mundo de Yuuji-san también funcionó así, pero el amo del esclavo le dará todo lo necesario para vivir al esclavo. En cambio, los esclavos realizaran trabajo manual. Limpiar una tierra, realizar trabajos agrícolas o cuidar una mansión grande necesita de muchos siervos, ¿Verdad? Dependiendo del amo, pueden ser liberados basados en sus logros, o podrían comprarse con el poco dinero que han ahorrado. Muchos esclavos son capaces de ganar su propia libertad… Bueno, es totalmente diferente para los esclavos criminales”, murmuró Kevin.

Parece que el tratamiento de los esclavos era mejor que lo que había imaginado Yuuji cuando escuchó la palabra [Esclavo].

“Entonces… ¿El amo puede golpearlos o patearlos tanto como quiera, o hacer cosas se-se-sexuales con los esclavos?”. Yuuji le preguntó a Kevin mientras temblaba.

Parece que quería confirmar si era posible hacer algo sexual. Sin embargo, no había opción. Durante los últimos diez años, su novia había sido su mano derecha. Aunque a veces la engañaba con su propia mano izquierda. Así que no podía evitar hacer preguntas como esas.

“Yuuji-san… Uhh… Aunque está permitido golpear al esclavo con un látigo o una vara como castigo por algún error, está prohibido ser violento con los esclavos sin ninguna razón. Ya que en primer lugar, son un activo que ha sido comprado con un montón de dinero, no hay casi nadie que los hiera sin motivo alguno… Acerca de los actos sexuales, mientras ambas partes estén de acuerdo entonces no habrá problema. O así dicen, pero se puede decir que el esclavo no podría negarse, ¿Cierto? Bueno, las mujeres que permiten tal cosa, en lugar de convertirse en esclavas, la mayoría de ellas probablemente se venderían a sí mismas en un burdel. Aunque pueden obtener el dinero vendiéndose ellas mismas directamente, si están en el burdel, podrían obtener ingresos más altos”.

“Y-ya veo…”.

Yuuji bajó los hombros, un poco. Tenía la intención de lustrarlo un poco con esto.

“P-pero, es cierto, ¡El poder del hombre! Para la limpieza de tierra y trabajo de granja, tal vez necesito a un esclavo. Si puedes, una chica joven, gran pech-“.

“¡Kevin-ojichan! ¡Buenos días!”.

Alice, que había despertado de su siesta, corrió a la entrada de la casa y saludó a Kevin el Vendedor. *Woof, woof*. Kotarou también parecía saludar a Kevin.

Yuuji se congeló. Esta fue la tercera vez que lo hacía hoy.

“Yuuji-nii, te ves extraño, ¿Sabes? ¿Qué pasa? ¿De qué estás hablando?”.

“Eh, ah, Bueeeno, Kevin-san, ya sabes, emplear esclavos para limpiar la tierra y el trabajo de granja, cierto, ahahahaha para limpiar la tierra”.

Bajo la iluminación de la inocente mirada de Alice, Yuuji respondió tartamudeando.

“Algo huele sospechoso”. Kotarou miraba fijamente a Yuuji.

Mientras una risa falsa de “Ahahaha”, Yuuji había enviado miradas hacia Kevin.

“Sí, eso es correcto. Si compras esclavos, entonces la limpieza de la tierra puede progresar más rápidamente y es fácil obtener a un esclavo con conocimiento en agricultura. En ese caso, es fácil cultivar buenas cosechas. Eso es lo que había estado discutiendo con Yuuji-san”.

La comunicación con la mirada es una marca de la camaradería entre los hombres.

“Sí, es cierto”. Yuuji comenzó a murmurar eso y aquello.

Como siempre, Kotarou estaba mirando a los dos hombres. “No traten de engañarme. Algo es sospechoso”.

Después de todo, ella es una mujer que no será fácilmente engañada por la mentira de un hombre. Aunque ella es un perro.

“E-es cierto, por ejemplo un Beastkin tiene mucha fuerza, especialmente un Perro-kin, ¿Qué te parece? Ah, tienen una alta lealtad a su amo, por lo que nunca lo traicionan”.

Bajo la mirada de Kotarou, incluso Kevin no podía ocultar su tono tembloroso. Sin embargo, ¿Por qué le estaba explicando esto a Kotarou? Además, aunque fuera como él dice, si un Perro-kin llegara a esta casa en el futuro, ellos prometerían su lealtad a Kotarou y no a Yuuji.

“Beastkin-san es bueno, fuerte y cool, sabes”. O eso fue lo que Alice le dijo a Yuuji. Parece que ella recordó a Doni el cazador Lobo-kin que la había ayudado en la aldea, por lo que le dijo eso a Yuuji.

“Eh… ¿Huh…? ¿¡Así que te refieres a una Kemomimi!? Kevin-san, ¿De qué forma son las orejas que un Beastkin?”.

Tal vez porque se dio cuenta de algo, Yuuji le preguntó a Kevin.

“¿Eh? Bueno, dependiendo de la raza, la mayoría de los Beastkin tienen sus orejas situadas en la parte superior de sus cabezas”.

Yuuji levantó su puño hacia el cielo en silencio. Era una Pose de victoria.

“Qué estás haciendo, idiota”.

Era lo que decía la fría mirada de Kotarou sobre él. Alice estaba mirando a Yuuji con una expresión en blanco.

“Kevin-san, esclavo Beastkin, por favor tráiganos uno”.

Finalmente, se escucharon esas palabras de la boca de Yuuji.

 

☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽

 

[1]: Los japoneses realmente valoran la modestia. Por lo que círculos viciosos como este son escuchados muy a menudo en sus calles.

Capítulo Anterior |Inicio| Siguiente Capítulo

Anuncios