Capítulo 07: Yuuji, Reuniéndose con la Esperada Kemomimi

“Con esto, el lado oeste está bien, ¿Cierto? No serán capaces de pasar…”.

“Yuuji-nii, ¿Todavía hay que aplastar el exterior?”.

Estaba finalizando otoño. Yuuji estaba construyendo una valla alrededor de los campos cultivados. Alice estaba “¡Ayudando!” a Yuuji con su magia y observándolo con entusiasmo mientras trabajaba. Por cierto, Kotarou estaba patrullando los alrededores.

Él comenzó a construir vallas como una medida contra animales nocivos como ciervos y jabalíes y para impedir momentáneamente a los monstruos. La carga de trabajo para esto era relativamente alta. Esto era razonable. Puesto que no había hojas galvanizadas acanaladas de hierro (CGI) [1], él no podría hacer una cerca de CGI. El garaje tenía una pared CGI, pero dudó en usarla para la valla ya que él no tenía ninguna tela metálica, él tampoco podría hacer una cerca simple metálica. Una valla eléctrica también estaba fuera de cuestión. Por supuesto, tampoco había ningún alambre de púas. Al final, sólo podía hacer esto de la manera primitiva: clavar estacas de madera en el suelo, atándolas entre sí con una cuerda. Las estacas apuntaban hacia adelante, pero esto podría ser sólo un simple consuelo para su paz mental. Para empezar, se dio cuenta de que no tenía tablas de madera y sólo unas pocas uñas. El resultado fue esta valla de madera para la prevención de animales nocivos y para detener momentáneamente a los intrusos.

“¡Sr. Tierra, baja un poco!”. En el área donde limpiaban la tierra, la magia de Alice tomó un papel activo quitando las raíces de los árboles.  Aplastar el suelo fuera de la valla de madera que Yuuji construyó, ella también hizo un pequeño foso seco, aunque uno poco profundo. Un esfuerzo encantador de una pequeña niña.

Otoño había entrado en su etapa final. Las hermosas hojas rojas en los árboles habían caído, no sería extraño si la nieve comenzara a caer en cualquier momento. Las patatas que crecen en los campos también habían sido cosechadas, por lo que sólo estaban esperando la llegada de Kevin.

Por cierto, el año pasado habían cultivado patatas y este año hicieron lo mismo, pero la cosecha fue desfavorable. Parece ser el obstáculo del cultivo repetido. Yuuji sintió lo calamitosa que era su necesidad de una persona que poseyera el conocimiento agrícola de este mundo.

“Hmm, Kevin-san debería venir pronto”. En el bosque de las hojas caídas, el murmullo de Yuuji podía ser oído.

◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇

Yuuji y Alice, que volvieron a casa, comieron un almuerzo ligero. El almuerzo de hoy era Kofuki [2] hecho con las patatas cosechadas. Parece que hoy se prepararon un plato sencillo para llenar el estómago.

*Munch, munch*. Alice comía las patatas con las mejillas hinchadas. Hace unos días, ella cumplió ocho, así que su manera de comer era todavía infantil.

*Fuh*. Yuuji puso sus ojos fuera de la ventana.  Los bichos de nieve flotaban dentro del bosque. En poco tiempo, la nieve caerá, la señal de que el invierno comenzará.

“¿Oh, entonces, será invierno pronto?”. Yuuji dejó escapar su monólogo. Aunque esto era un espectáculo de cuento de hadas, esta era su tercera vez, así que se ha acostumbrado a él.

“¡Yuuji-san, siento hacerte esperar!”. Había alguien llamando a Yuuji desde fuera. “Woofwoof”, Kotarou también ladró. Su ladrido era como si estuviera diciendo, “Me los encontré a mitad de camino, así que los traje aquí”.

Yuuji bajo sus palillos en un santiamén. Se puso de pie. Salió corriendo del comedor y se puso sus sandalias en la entrada. Abrió la puerta con desorden, y corrió hacia afuera.

Kevin el Vendedor había llegado. Detrás de él estaba el trio de aventureros habitual y varias otras figuras. Yuuji corrió hacia la puerta rompiendo su récord de velocidad. Se acercó a ellos y en el momento siguiente, vio el Beastkin que Kevin había traído con él.

Quizás porque esto era típico de su especie, había orejas grandes colgando en la parte superior de su cabeza. Unos suaves ojos que miraban con algo de nerviosismo a Yuuji. Una túnica simple de manga larga y pantalones. Tal vez debido al frío, había un trapo alrededor de la parte superior de su cuerpo. De entre sus piernas había una larga cola peluda que podía llegar a la tierra, la parte posterior de las manos que salían de las mangas, eran peludas. El pecho y el cuello que se veían aun con la túnica también eran peludos. La cara también lo era, o mejor dicho, era un perro. Un Golden Retriever. Había una criatura bípeda vestida de Golden Retriever. Los ojos de Yuuji fueron hacia la mano izquierda del perro bípedo, había un pequeño perro agarrado de la mano del Golden Retriever bípedo. Por supuesto, el pequeño Golden Retriever también era bípedo. También llevaba un trapo encima, por supuesto que era peludo. Tal vez eran familia ya que sus rostros eran los mismos. El pequeño Golden Retriever hizo una expresión tensa como para ocultar su resolución. La vista de   Yuuji fue hacia la mano izquierda del pequeño Golden Retriever. Había un gato negro bípedo, su altura era de unos 160cm. En la parte superior de su cabeza, había orejas puntiagudas. La mismísima imagen de un Kemomimi. O más bien, era un Nekomimi. Por supuesto, su cara era la de un gato. Su cola se movía de izquierda a derecha, a veces lentamente, otras veces se movía con rapidez. Tal vez era una hembra, no… Una mujer, su pecho sobresalía un poco de la túnica.

En el campo de visión de Yuuji, a la izquierda estaba el gran Golden Retriever de 180cm de altura. En el centro estaba el pequeño y decidido Golden Retriever y a la derecha estaba la inquieta, y que miraba con curiosidad los alrededores, Gata Negra. Los tres animales… No, las tres personas, estaban de pie sobre dos piernas y vistiendo ropa.

Yuuji se quedó quieto, su expresión se derrumbó y su cuerpo se congeló. Mientras se miraban entre sí, el tiempo continuó lentamente. “Woofwoof”. Kotarou ladró mientras corría hacia Yuuji, como si quisiera decir: “¿Sucede algo? Aguanta”.  Yuuji finalmente volvió a sus sentidos. “Hola, encantado de conocerlos, soy Yuuji. Eh, Hmm, ¿Huh? ¿Kemomimi? Sí, bueno, ciertamente esto es Kemomimi, sí. Umm, primero, Kevin-san, ¿Por qué tres personas?”. Por ahora Yuuji estaba jugando a ignorar que esto era un poco diferente del Kemomimi que había esperado. A pesar de que estaba congelado al principio, inesperadamente hizo una pregunta válida.

“Buenos días Yuuji-san. Lamento llegar tarde. Es cierto, primero déjame explicarte sobre ese asunto. Estas tres personas son una familia”, Kevin el Vendedor comenzó su explicación. El Dogfolk y la Catfolk [3] eran marido y mujer, el pequeño Dogfolk era su hijo. Hay casos en que los Beastfolk emparejados de diversas razas podrían producir una cría y la cría nacería con las características pertenecientes a una de las razas de sus padres. Por supuesto, también hay casos de razas que no podían producir crías al emparejarse. El pueblo donde residían fue atacado por monstruos. Pudieron repeler a los monstruos sin problemas, pero sus campos quedaron arruinados. Claro, recibieron algo de compensación de parte del pueblo, pero no era un pueblo próspero en primer lugar y tampoco lo era la familia. No podían pagar el impuesto, así que se convirtió en una situación en la que no podían resolverlo sin venderse. Sin embargo, los Dogfolks, especialmente los padres, eran una raza que apreciaban sus relaciones con su familia. No podían soportar el separarse vendiendo a sus hijos, pero por otro lado, venderse a sí mismos también terminaría con ellos siendo separados. Incluso si vendieran su casa y sus campos, sería sólo una suma muy pequeña de dinero, lo que no sería suficiente para cubrir el impuesto. Kevin llegó a escuchar la historia de este problema. Kevin propuso que el padre se convirtiera en esclavo, y el dinero se utilizaría para cubrir la deuda restante del impuesto, y, al mismo tiempo mantener a la madre y al niño como libres, para trasladarse a una nueva tierra como una familia, aunque se separaran de la tierra en donde habían vivido hasta ahora, ya que podían permanecer juntos como una familia, lo aceptaron. “Por lo tanto, he traído esta familia conmigo. Ya que esto estaba fuera de las expectativas de Yuuji-San, también traje comida adicional para dos personas. No cobraré por el costo de esta comida, así que por favor acéptala. Por supuesto, ya que sólo el padre es un esclavo, voy a cobrar por una persona. Ahora, los saludos-“.

Cuando Kevin estaba a punto de terminar lo que decía, se acercó un sonido de goteo. Era Alice, parece que vino después de comer el almuerzo en la cocina. Qué chica tan admirable. Aunque no podemos negar la posibilidad de que fuera sólo para satisfacer su gula…

“¡Ah, son los Beastfolks! ¡Hay un niño! ¡Alice es Alice! ¡Recientemente cumplí ocho años! ¡Vamos a llevarnos bien de ahora en adelante!”. Alice estaba corriendo, pero al mismo tiempo hizo un saludo enérgico. Su mano derecha abierta se puso bajo el hueso del cuello de su pecho izquierdo. Era el gesto de saludo de este mundo.

“Yo soy Marcel. Es un placer conocerlos. Voy a trabajar duro como el esclavo de Yuuji-sama a partir de ahora. Llevo mucho tiempo trabajando en el campo, además, puedo hacer carpintería simple”. El padre Dogfolk, Marcel, hizo el gesto de saludo de este mundo similar al que hizo Alice. Él agregó [-sama] al nombre de Yuuji, pero era correcto, considerando su posición como esclavo y amo.

“Ninya, compañera de Marcel. Puedo cazar, puedo hacer los quehaceres domésticos. Cocinar es mi punto fuerte. Es un placer conocerles”. Ninya se inclinó. Su tono sonaba contundente, pero su curiosidad brillaba. Parece que su tono contundente no era debido a una actitud hostil, sino porque era su defecto. Como ella no era la esclava de Yuuji, Kevin tampoco la reprendió.

“Madre, accidentalmente te presentaste como Ninya. El nombre de mi madre es Nina. Soy Mark. Tengo doce años. Eh, a pesar de que no soy un esclavo, también voy a trabajar con toda mi fuerza. U-usted puede tocar mis orejas y cola, a-así que por favor no toques las de mi Padre”. Parece que el nombre de la madre Catfolk no era Ninya sino Nina. Parece que los Catfolks tienen problemas al decir “na” [4]. Mark dio un paso adelante y mostró una expresión firme en su rostro. Estaba temblando un poco, su cola se acurrucó entre sus piernas y sus ojos estaban llorosos. Para los Beastfolk, que tocaran sus orgullosas orejas y cola era un asunto serio. ¿Qué tipo de cosas había oído de Kevin el Vendedor?…

“O-oh, un gusto conocerte… No, está bien, no te tocaré contra tu voluntad… Umm, soy Yuuji. Espero nos llevemos bien”. Yuuji también hizo el gesto de saludo de este mundo. Lo había aprendido de Alice. Con esto, todos terminaron las presentaciones. El joven Mark dejó salir un suspiro de alivio al escuchar las palabras de Yuuji.

“Woof”, Kotarou ladró, como si dijera, “No te olvides de mí”. Entonces, “Woofwoof”, le ladró a la familia Beastfolk, como para saludarlos. Después de oír la voz de Kotarou, los tres Beastfolks se arrodillaron sobre sus rodillas y levantaron las manos para mostrar sus vientres. Por supuesto, ya que estaban usando ropa, sus vientres no estaban desnudos. Mostrarles sus vientres a la otra parte. Este era el acto Beastfolk de respeto hacia sus superiores.

El amo del esclavo, que era considerado un [Pervertido] debido a la desinformación en la primera reunión, Yuuji.

La niña que saludo sin ningún problema, Alice.

El perro que recibió respeto como la superior, Kotarou. Era un caos. No, si lo miramos de una manera calmada, esta orden podría ser el correcto.

 

☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽

[1]: Se refiere a los techos/paredes hechos con zinc.

[2]: Patatas hervidas que luego se fríen ligeramente con azúcar/mantequilla/shoyu que luego se vuelve algo como el puré, dando un aspecto exterior polvoriento.

[3]: Folk es Gente/Persona, por lo tanto, serían Gente Gato y Gente Perro.

[4]: Una ocurrencia ficticia típica japonesa, todo gato de cualquier tipo dirá Nya, ya que es la onomatopeya japonesa para el maullido de un gato.

Capítulo Anterior |Inicio| Siguiente Capítulo

Anuncios