Capítulo 11: Pan, Nubes de Trueno y Un Caballo Rojo (Lado A)

No es suficiente.

Qué extraño, no estaba lo suficientemente cerca.

Entré en pánico y empecé a palpar mi ropa buscando algo por los alrededores, mientras Eleena me daba una extraña mirada.

Ella puso su delgado dedo sobre sus labios y adorablemente inclino su cabeza. Fue un gesto adorable, pero no tengo tiempo para eso ahora mismo.

«Por favor discúlpeme por preguntar, ¿Pero qué estás buscando Dios Maligno-sama?».

«Ooh, Eleena. En realidad, mi Karma parece haber disminuido desde lo último que recuerdo».

«Ya veo… ¿Karma, es?».

Después de comprar ropa en el Reino Celestial todavía tenía unos 400.000 sobrantes, pero ahora son aproximadamente 350.000.

Además, el Karma se mantiene en algo parecido al papel moneda, lo que es muy conveniente. Incluso tienen monedas de eso. Yo que siempre había vivido una vida modesta, así que sabía el valor del ahorro pero…

«Ahh».

Fue entonces que me di cuenta de algo terrible.

Podría ser…

☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽

Hasta ese punto el cielo había estado claro, pero entonces se volvió repentinamente nublado y relampagueante.

Grandes gotas de lluvia empezaron a caer sobre la tierra, y al instante se convirtió en un aguacero.

La lluvia inclinada bombardeó sin piedad las paredes cubiertas de musgo del Castillo Abandonado.

«¿¡Qué diablos está pasando?!».

Drake corrió en pánico, después de haber visto un Dios Maligno en el cielo fuera del castillo.

Corrió como si un idiota había tomado a su esposa.

«¿D-Dios Maligno-sama?».

«Ah, eres tu Drake».

Sin aliento, sus hombros cayeron y entró en el Castillo Abandonado cuando el Dios Maligno lo saludó.

Drake no tenía ningún reproche para el descuidado Dios.

☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽

Encontré la causa.

Antes de que experimentara, tenía 354.317 Karma en mi billetera.

El experimento era tener un trueno en el fondo cuando [Diga algo importante], y en el instante en que lo usé pude ver el Karma desaparece ante mis ojos.

Ahora sólo me quedaban unos 300.000. En conclusión, si llamo un trueno una vez, puedo besar 50.000 Karma y decirle adiós.

Razón de más para ahorrar. Tengo que ahorrar, sin embargo…

«Dios Maligno-sama, le presentamos a usted nuestra ofrenda».

«Oh, sí».

Esto también es un problema. No sólo los gastos, sino también los ingresos.

Tomo el pan que Eleena sostiene para mí.

Entiendo, pero permanecía igual encima de la bandeja.

Recibir las ofrendas era más parecido a recibir la [Esencia] de las ofrendas.

La manera en que Eleena lo explicó, las cosas de este mundo y mi mundo están superpuestos, así que tomarlo es mi parte.

Esto es profundo.

Así que lo que estoy comiendo es mi parte del pan. La sustancia material sobrante de eso… ¿Qué le sucede?.

«… Dios Maligno-sama, esto… Es más asqueroso».

Eleena unió sus cejas y sacó su lengua.

Pero, rápidamente recordó que estaba en mi presencia y regresó su rostro a la normalidad.

Rayos, eso es adorable.

Por lo tanto, la [Esencia] del pan como ofrenda es su exquisitez, o algo como eso.

Eleena comió el pan físico en el plano material, pero puedes ver los resultados de eso.

Incluso puede haber agotado los nutrientes de eso.

Y entonces, mi primer gran plan maestro falló.

El plan era así:

Drake primero ofrecería todas las provisiones de su ejército a mí.

Entonces vendería toda esa [Esencia] en el Reino Celestial, mientras que las provisiones se usarían normalmente.

Si usamos ese método, no habría ningún problema. Drake aumentaría sus fuerzas, que a su vez aumentaría las provisiones que reciba, y entonces lo vendería todo y tendría un montón de Karma. Era un gran plan.

Y ahora había fallado completamente.

Posiblemente no podrían ir a la guerra si el pan no tenía ningún sabor. No era ese tipo de diabólico Dios Maligno.

En primer lugar no podrían ganar una batalla como esa. La moral se desplomaría.

De lo que pude ver, la moral de las tropas de Drake y Lu Gan era muy alta. Más que eso, ellos no podían permitirse el lujo de no depender de la moral.

Esta era no tenía nada como un moderno manual de entrenamiento para los ejercicios militares, eso es lamentable.

Incluso más que eso, no habían armas como pistolas que podrían [Fácilmente matar personas], la propia carisma y valor del General mantienen a las tropas en la línea, la moral era así de importante.

Las cosas más importantes para elevar la moral son: carisma, el orden y la comida deliciosa.

Buena comida, un lugar cálido para dormir. Sin esas cosas los soldados no pueden luchar.

Si le quitas esas cosas, tu derrota es inminente. Incluso si ganaste una vez, no podrás mantenerlo por mucho tiempo.

Si sólo al menos tuviera valor por mí mismo.

……Sí, como [Kurokamihime].

☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽

«[Kurokamihime] es un monstruo. Una guerrera realmente poderosa. Sinceramente puedo decir que debido a una mujer, mi Ejército fue arrasado».

Drake tenía una mirada distante en sus ojos.

Una vivida memoria surgió de un polvoriento campo de batalla.

La mujer cabalgó un caballo rojo.

No, no había ningún caballo rojo en las Tierras Demoníacas. ¿Era un corcel divino, o alguna clase de bestia mágica rara?.

«Esa mujer apareció en medio de la batalla. Yo estaba al mando del Ejército de Coalición en un ataque de pinzas sobre el enemigo con el Escuadrón Ala de Dragón, mientras que el Escuadrón Escama de Dragón mantenía una formación defensiva».

El Escuadrón Ala de Dragón tenía un gran número de soldados que golpearon al pequeño número de enemigos de ambos lados con su formación de pinza, y porque el Escuadrón Escama de Dragón eras más pequeño fueron dejados con la tarea de bloquear al enemigo desde el frente.

Batallas entre grandes ejércitos a menudo se adherían a unos fundamentos básicos de combate como ese.

«El Ejército de Coalición era una colección de almas valientes que seguían la ruta del enemigo. Como el enemigo mantenía atrás al Ala de Dragón, vimos una oportunidad de atacar el corazón de sus fuerzas. Fue entonces cuando ella apareció».

La voz de Drake estaba llena de desprecio.

Sus opositores eran sólo los Demonios, así que aunque carecían de poder de alguna manera todavía podían salir victoriosos, pero era una historia diferente si el enemigo era un Dios Maligno.

«Cabalgando sobre un caballo rojo, impulsó su corcel en un galope e hizo una carrera hacía la vanguardia, los pisoteo completamente».

«¿…El caballo rojo era capaz de algo como eso?».

El Dios Maligno murmuró algo para sí mismo. Drake se preguntaba si era algo que sólo los Dioses Malignos entenderían.

«Con la vanguardia destruida, nuestro ejército fue finalmente arrasado».

El enemigo numerando 50.000 más que el ejército aliado.

Y además, no todos ellos eran leales a Drake.

Los valientes soldados del Escuadrón Escama de Dragón fueron los que salvaron vidas de los rezagados, pero ahora Drake sólo podía confiar en los soldados que quedaban.

«Ahora, sin embargo…».

Su Dios Maligno, su último rayo de esperanza, sólo podía refunfuñar.

Y no es de extrañar. El oponente era el Dios Maligno [Kurokamihime], y no tenían idea de la magnitud de su poder.

Considerando que este Dios Maligno apenas se había convertido en un Dios Maligno.

La pesada atmósfera era abrumadora.

Pero quien rompió el silencio fue, sorprendentemente, Lu Gan.

«Ahora entiendo la historia de la guerrera de pelo negro, ella es de temer. ¿Pero y qué? No es como si nosotros vamos a combatir con ella hoy o mañana. Por ahora, sólo pensemos en los próximos días».

Es cierto.

En primer lugar, ¿Podría Drake construir un ejército lo suficientemente grande para siquiera pensar en poder ganar o perder contra [Kurokamihime]?.

Lo primero, un plan.

«Con respecto a ese asunto, tengo una idea».

 

☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽

Capítulo Anterior |Inicio| Siguiente Capítulo