[Game Market 1983] Capítulo 013

Ya han pasado cerca de cuatro meses desde que vine a América. Después de la llamada del Presidente del mes pasado, todos los dispositivos en los cuartos de almacenamiento fueron enviados a Japón; el nuevo diseño del SNES también saldrá hoy. La última FamiCom tenía un sistema como de juguete donde debías poner un grueso cartucho de forma vertical; sin embargo, el nuevo diseño de la consola cambió el lugar de la ranura a la parte frontal y el cartucho ahora era tan delgado como un disco. Además, los cables de los controles se hicieron más largos y más gruesos para compensar las grandes salas en las casas americanas– haciendo contraste con las diminutas casas Japonesas.

«Este diseño evolucionó en un artículo completamente diferente; ¿Crees que las personas confiaran solo porque la apariencia externa cambió?».

«Probablemente ni han visto el viejo modelo, así que estará bien».

El Sr. Yamashita dejó el alcohol y las drogas al mismo tiempo que el departamento Americano de Nintendo paso a llamarse SNES después de que nos encargáramos de las FamiCom que estaban en los cuartos de almacenamiento, luego de eso el Sr. Yamashita me dijo que algunos de sus dolores de cabeza habían mejorado. Parece que mantener esos dispositivos era la principal causa de su estrés.

«¿Ahora deberíamos comenzar a atacar con nuestra nueva estrategia?~». Tome el SNES de muestra, y le sonreí a Yamashita.

◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆

Poco después, estábamos frente a ‘Toy World’, la tienda de juguetes más grande Nueva York.

«Espero no nos vuelvan a sacar a patadas…». El Sr. Yamashita parecía estar nervioso, así que desajusto el cuello de su camisa y dejó escapar un suspiro. Yo también tuve un encuentro peligroso con un enojado dueño de una juguetería en el pasado; así que trague saliva, y trate de sonreír. «¿Cómo podría pasar eso…? ¡Todo irá bien!».

*¡Cling!*. Cuando abrí cautelosamente la entrada principal de la tienda y entramos, los trabajadores de la tienda nos saludaron con una sonrisa; eran obviamente trabajadores de medio tiempo juzgándolos por sus uniformes; así que un gerente se nos acercó después de unos momentos. «¿Cómo puedo ayudarlos?».

«Hola, nosotros somos de una compañía llamada SNES. Hemos inventado un nuevo juguete, y quisiéramos hablar con el jefe del lugar».

«¿SNES? Es la primera vez que escuchó sobre ella».

«Es una compañía americana recién registrada que proviene de Japón. Hemos desarrollado un robot que puede moverse y una pistola de juguete electrónica». El gerente mostró algo de comprensión cuando mencione la pistola electrónica. «¿Una pistola electrónica? Nosotros trabajamos con juguetes para niños, no podemos vender un juguete que pueda herir a alguien». Justo cuando el manager dejo de hablar, inmediatamente saque la pistola electrónica. No parecía para nada amenazadora con su color gris y su amigable diseño. «No te preocupes, esta pistola no puede disparar de verdad».

«Hmm… Primero te llevaré a la oficina del dueño». Con una expresión un poco dudosa, el gerente nos llevó al interior de la tienda donde se encontraba la oficina del dueño. Bien, ahora empieza la batalla. Dentro de la oficina, un estereotipado hombre gordo estaba echándose aire con unos documentos. Aunque ya había pasado el invierno, y actualmente era primavera, él llevaba un atuendo de verano. «¿Smith, quiénes son estas personas?».

«Ellos aparentemente han inventado un nuevo juguete, son de una compañía llamada SNES».

«¿Un nuevo juguete? Los juguetes son siempre lo mismo. ¿Qué puede haber de nuevo en ellos?». El dueño respondió de forma grosera, e inclinó las comisuras de sus labios con una sonrisa burlona. «¿Son japoneses? ¡Qué gracioso, qué gracioso! Los monos amarillos hacen buenos juguetes, así que tal vez debería echarle un vistazo a lo que traen». Su desagradable actitud es tan… Suspirar. En este país, casi siempre somos tratados como criaturas inferiores; así que puse los nuevos juguetes sobre la mesa. «¿Un robot? ¿Una pistola? ¿Qué es lo nuevo con esto?».

«Estos artículos son juguetes con base en la electrónica que funcionan al conectarse a esta máquina de aquí».

«¿Una máquina? ¿Qué demonios es eso? ¿Es tal vez un aparato de juegos?».

«No, es una computadora de entretenimiento personal…».

«¿Una computadora?».

«Sí. Puedes usarla para activar el robot y la pistola. ¿Debería demostrarle brevemente?».

«Hmm… Hazlo». El dueño me miro como si fuera a echarme en el momento que cometiera el más insignificante error. Yamashita también parecía estar nervioso; ya que enderezo sus rodillas y me miro con preocupación.

Primero, conecté el robot al puerto externo, apreté el botón de encendido. El robot que estaba incluido con la FamiCom podía ser activado sin un cartucho separado, así que pude manejar el robot inmediatamente con el control. Afortunadamente, el Presidente Yamauchi no tomó mi indirecta de forma literal y le agregó un brazo al robot con el que pudiera levantar objetos, así que levante la pistola electrónica de la mesa y se la coloque al robot. Cuando ambos brazos del robot apretaron la pistola como una pinza, y la levantaron, un grito de emoción salió de la boca del dueño de la tienda. «Ho~ interesante, ¿Pero qué hace la pistola?».

«Ah, necesitamos una televisión para usar esta pistola».

«¿¡Una televisión!? ¿Por qué un mísero juguete necesitaría usar una televisión? ¿¡Es un aparato de juegos!?».

«No. Este esto es un aparato para divertirse en familia mientras disfrutan de una práctica de tiro juntos». No tengo idea de qué acabo de decir, decir que un juego no es un juego… Eso es un comentario que incluso asustaría a un gran artista marcial. Y ya que el dueño tenía una increíble cara de incredulidad, conecté con cuidado el cable a la televisión que estaba en la esquina de la oficina. Sabía que el dueño no se iba a quedar quieto si me veía insertando el cartucho; por lo que, ya lo había insertado de antemano. Después de que desconectara el robot del puerto externo, cambiándolo por la pistola electrónica, apreté el botón de encendido. El texto diciendo Duck Hunt apareció en la pantalla al mismo tiempo que las caras del gerente y el dueño se volvieron extrañas. Estaba ansioso de pasar la pantalla de cargado, así que apreté rápidamente el gatillo para que apareciera la pantalla principal. Posteriormente, cuando una verde pradera apareció en la pantalla, también salió una vena en la sien del dueño. «¡¡Eso es una consola de juegos!!».

*¡Paang!*. En ese momento, apunté con el barril frente a la televisión y apreté el gatillo, un pato, que volaba por toda la pantalla, cayó con un *Quack*.

«¿Uh? ¿Qué fue eso de ahora?».

*Piyoong~*. *Paang… Poosh~*. *Piyoong~*. *¡Paang… Poosh~!*. Los patos que volaban en la pantalla empezaron a caer uno por uno mientras manejaba la pistola electrónica.

«¿¡Qué Pasó!? ¿¡Cómo es posible dispararle a esos patos dentro de la televisión con esa pistola!?». Por supuesto que no entenderías. Deben estar sintiendo un shock similar a ver una película en 4D por primera vez. Nada era disparado realmente desde la punta de la pistola electrónica, pero pato tras pato seguían cayendo muertos dentro de la televisión cada vez que apretaba el gatillo.

El dueño y el gerente me miraban jugar como si estuvieran poseídos por un fantasma. El Sr. Gunpei era realmente un genio después de todo; logró algo de tan buena cualidad en tan poco tiempo. Después de haber vuelto a Japón, el Sr. Gunpei pasó incontables noches investigando, y mientras lo hacía, quedó fascinado por el nuevo alcance de las pantallas de televisión, y de lo que era capaz de hacer su pistola electrónica, que aunque por un breve momento, era capaz de afectar forzosamente a esta última.

La pantalla se ponía negra por una fracción de segundo una vez que se presionaba el gatillo, pero, al ser algo instantáneo, era algo imposible de detectar con el ojo humano. Además, los patos volando estaban codificados con un objeto gris correspondiente mientras que la pistola estaba codificada para reconocer un objeto blanco. ¿Qué significaba eso? Realmente no lo sé. De igual forma, el punto era que la pistola diseñada para que interfiriera forzosamente con la pantalla y para que reconociera a los patos. El Sr. Gunpei estaba tan feliz, una vez que descubrió el algoritmo, que incluso me llamó y grito sin importarle la diferencia horaria… Él estaba divagando sobre el método; sin embargo, yo estaba medio dormido en ese momento, así que tampoco sé mucho… Yo solo le dije «Ah~ finalmente lo lograste«, y me fui a dormir.

«Esto es de seguro, un entretenido juguete».

«¿Lo encontró de su gusto?».

«Sí, la cosa es…». Los ojos del dueño de ‘Toy World’ se iluminaron y sonrió. Supe al ver su grosera expresión que esto no iría como lo teníamos planeado. Sus afilados ojos miraron al SNES, confirmó que el cartucho del Duck Hunt estaba insertado. «No puedes engañar a mis ojos. Esto es un video juego no importa cómo lo veas. Pareces tratar de pasarlo como un juguete con todas tus fuerzas y traerlo a mi tienda, pero está bien- nuestra tienda lo aceptara». Lo que dijo el dueño de ‘Toy World’ causo que la expresión del sr. Yamashita diera un giro de 180 grados, sin embargo… «Pero vuélvanla una máquina especializada únicamente en Duck Hunt; no necesitamos otros cartuchos. ¿Crees que no conozco tus planes de mostrar primero un juego decente y luego traer juegos basura?». No era tan difícil hacer una máquina especializada únicamente en Duck Hunt. Sin embargo, esto no podría ocurrir en la industria de las consolas donde los softwares son los que traen los ingresos. «Eso no es cierto. Cada juego que creamos en Nintendo pasa a través de un rigoroso control de calidad en nuestra sede central antes de ser producidos. Los tipos de juegos por los que te preocupas no serán producidos para nuestro dispositivo».

«¡¡No me hagas reír!!». Al final fuimos echados por los empleados de la tienda. «Si quieren hacer un contrato con nosotros, hagan una máquina especializada únicamente en Duck Hunt. Nuestra ‘Toy World’ ya no apoya a las consolas de juegos». El gerente lanzó al suelo la caja que contenía la SNES y volvió a la tienda.

De cualquier forma, estos bastardos americanos tienen bastante fuerza. Cuando las cosas no van como quieren, arrojan sin pensar a sus compañeros humanos al suelo…

«Como era de esperar, es muy difícil… Pensar que las opiniones del público serían tan aterradoras».

«Ya lo sabía, no fue buena idea venir primero a una tienda llena de insolentes».

«¿Insolentes? ¿A qué te refieres?».

«Es una forma educada de decirles a los bastardos arrogantes. De cualquier forma, vamos a movernos, no hay nada que ver aquí». Después de que limpié el control que estaba en el suelo, me puse firme. Y después de alejarnos de ‘Toy World’, me gire y mire la entrada mientras murmuraba. «Ya verás, maldito cerdo; haré que nos ruegues para poder vender nuestros productos».

◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆

Al final, el sr. Yamashita y yo llegamos a una pequeña tienda de juguetes en una oscura esquina de Nueva York donde, en contraste de las calles principales, no había ningún molesto sonido. El nombre de la tienda era ‘Toy Box’, y la tienda que estaba decorada de forma confortable no tenía ningún empleado; solo estaba el dueño de la tienda cuidándola.

«Saludos, somos los representantes de venta de una compañía llamada SNES, y queríamos preguntarle si querría vender un nuevo juguete…». Un hombre de mediana edad detrás de los mostradores nos saludó con una gran sonrisa.

☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽☾☽

Capítulo Anterior |Inicio| Siguiente Capítulo