Historia 15: 『Resignación』

Haré que Katsuragi se enamore de mí.

Por esa razón, no tengo opción pero primero debo obtener la confianza de Katsuragi.

Para eso, pensé que lo mejor era probablemente reconocer a Samejima como un enemigo en común.

Por lo tanto, le sugerí. Si es Katsuragi definitivamente estará de acuerdo.

Aunque me odiaría al principio, no importa incluso si me insulta. El proceso era importante.

“…Oí, Tamaki”.

“¿Qué?”.

“Aunque hablaste de derrotar a Samejima… ¿Algo así realmente puede hacerse?”.

¡Píco!.

Mi predicción se hizo realidad. Katsuragi todavía desea derrotar a Samejima en su corazón.

“Es posible. Si Katsuragi lo soporta será suficiente”.

“Yo… ¿Soportar?”.

Asentí.

“Ojo por ojo, diente por diente. Fuerza por fuerza”.

“…¿Desafiarlo a una pelea?”.

“Sí. Le ganaras a Samejima en una pelea uno-a-uno. Él estará menospreciando a Katsuragi”.

“Hey, ¿Estás siendo seria aquí…?”.

“Lo digo en serio”.

Regrese la mirada de Katsuragi. Nuestras miradas se encontraron por un momento, Katsuragi la retiró primero.

“…Entiendo. Vamos a suponer que puedo derrotar a Samejima. ¿Cómo te beneficiarías?”.

“Lo he dicho muchas veces. Quiero pasar vida escolar junto a Katsuragi”.

“Es difícil de creer lo que estás diciendo”.

“Lo sé”.

Envolví mis manos alrededor de la mano de Katsuragi. No la soltaré. Lo enfrenté.

“Sin embargo, sería bueno empezar desde cero”.

“¿Cómo?”.

“No sé”.

“¿Huh?”.

“Es decir, ¿No está bien? No sé cómo puedo ganarme la confianza de Katsuragi. Así que, por favor dime. Sobre Katsuragi. Todo, todo, quiero saber de ti”.

Los oscuros ojos de Katsuragi estaban moviéndose en confusión.

Me preguntaba si mis palabras llegaron a su corazón. No estaba nerviosa, pero estaba tomando en consideración el ambiente.

“……Entendido”.

Dijo la palabra estaba esperando. Naturalmente sonreí.

“Entonces, ¡Lo haré-!”.

—También trabajar duro para derrotar a Samejima juntos, es lo que intentaba decir.

“¿Lo malentendiste?”.

“……¿Eh?”.

“Aunque entiendo lo que dices no creo que merezca la pena seguir con tu plan”.

Katsuragi sacudió mi mano que había perdido su fuerza como un molesto insecto.

“…¿Dónde no estuvo bien?”.

Encontré que mi voz estaba temblando. Sin embargo, mis sentimientos fueron limitados como el contenido de un fangoso arroyo.

“Ciertamente odio a Samejima. Tan extremadamente que quiero matarlo”.

“Si ese es el caso-“.

“Sin embargo”.

Miró hacia el cielo y por un momento sus ojos se veían tristes y distantes.

“No es razonable. Soy basura. No tengo ninguna opción más que aceptarlo, ¡Es la realidad!”.

“……”.

Era doloroso. Muy doloroso, Katsuragi llamándose basura a sí mismo. Apreté mis puños, enterré mis uñas.

Sin embargo, eso era por los actos de Samejima, de alguna manera u otra, le había hecho aceptar esa afirmación.

“¿Cuánto esfuerzo crees que usé? ¿Cuantos ensayos y error crees que tomé? ¡Tú! ¿¡Qué sabes!?”.

Detente. Eso duele. No quiero escuchar más. Por favor, no lo digas.

…Sin embargo, no me detuve.

“…Renunciar a no hacerlo”.

“¡No es posible! ¡No puedo ganar! ¡¡No importa cuánto luché!!”.

Katsuragi lo escupió todo, su respiración se volvió pesada y sus hombros subían y bajaban frenéticamente.

“…Y no confío en ti. ¿Qué pasa con eso? De repente despertando un sentido de justicia…”.

“E-eso es-“.

“Sólo… Ya déjame en paz ya…”.

Después de agotar sus palabras, parecía un soldado que por fin había sido liberado del servicio.

Si continuó así un poco más lo heriré. Por supuesto, comprendí que el futuro contenía alegría para él.

Mi pecho se apretó.

……Templé mi voluntad. Recordé que no era el verdadero Katsuragi.

Esto sólo era una ilusión que Lily creo.

El Katsuragi real no tiene probar este sufrimiento.

“…No quiero… Renunciar. Reconozco que Katsuragi tiene valor como ser humano, y hasta que Samejima sea derrotado… No me rendiré”.

“……Haz lo que quieras”.

Katsuragi suspiró en asombro suspiró y comenzó a irse de la azotea.

Tengo que decirle algo inmediatamente.

“Estaré esperando aquí. Durante el almuerzo y después de la escuela. Creo en que Katsuragi vendrá”.

“…Qué persistente”.

Katsuragi dejó la azotea.

Cuando escuche el sonido de la puerta cerrándose, me senté en el piso como si no tuviera cintura.

…No tengo opción, ¿Puedo? Que sólo yo podía hacerlo era un hecho.

Al llegar a esto, no me quejo.

Pude aprender un poco más los sentimientos de Katsuragi. Una vez más lo entendía.

El hecho de que no sabía nada sobre Katsuragi.

Tuve que avanzar antes de deprimirme.

Lo que puedo hacer es creer en Katsuragi. A menos que crea en él desde el fondo de mi corazón, no hay manera de que se abra a mí.

Tuve que pegar a mis palabras, para mostrarle que no lo abandonaré.

Katsuragi vendrá aquí tarde o temprano.

…De ahora en adelante voy a comer el almuerzo en la azotea, huh…

“…¿Qué debo hacer acerca de esto?”.

Todavía tengo dos bentos. Sería un desperdicio el tirarlos, ¿Debería comerlos?.

Me recosté contra la puerta para que nadie pudiera salir a la azotea.

…¿Ahora está bien?.

El almuerzo de hoy estaba un poco salado.

◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆

¿Cerca de dos horas han pasado desde que fui a través de la formación mágica de transferencia en 30° piso creo?.

No era posible saber la hora porque no tenía un reloj y estaba conjeturando por cuan cansado me sentía.

“Maldición… Esos tenaces tipos de hace poco”.

Descendí seis pisos desde entonces en el 37° piso provisional y había pasado los últimos treinta minutos en solo en este piso.

Era debido a los Iron Rabbits con los que he estado luchando.

El Rabbit podía causar que su cuerpo temporalmente se volviera metal y en grupos de no menos de tres.

En otras palabras, cada encuentro con ellos era un uno contra muchos. Además, sus cuerpos se calientan debido a las altas temperaturas.

Ser golpeado se convertiría en una herida considerable. Eran pequeños y rápidos

“¡¡Kyuii!!”.

La cabeza del Iron Rabbit #1 que estaba delante de los demás tenía un lustre brillante y voló hacia mi abdomen.

En un piso tan bajo como esté tenían también una alta resistencia física y velocidad satisfactoria.

Sin embargo, ya he luchado con ellos muchas veces.

Hasta cierto punto, he memorizado sus patrones. Al ver sus imágenes residuales blancas en ambos lados de mi visión, evadí los señuelos.

“¡Ra-!”.

Salté, cambiando mi postura para que mi espalda estuviera rozando el techo.

Con ambas cabezas de los Rabbits acercándose desde la izquierda y derecha, puse mis manos delante de mí y ellos disparé Wind contra ellos.

“¿¡Kyu!?”.

“¡Kyuki!”.

Ambos Rabbits cayeron por la ráfaga repentina, no había manera de olvidarlo.

Tomé mi daga de su funda y la lancé hacía el Iron Rabbit de la izquierda, mientras que cortaba al Iron Rabbit a la derecha.

“¡¡Este es tu final!!”.

Me di la vuelta para golpear al Iron Rabbit #1, que estaba tratando de darme un cabezazo desde atrás, con mi espada.

Un estridente sonido metálico resonó. Porque el Iron Rabbit tomó las vibraciones directamente en su cerebro, sus movimientos se volvieron lentos.

Agarré su cuello y usé toda mi fuerza en el agarre para romperlo.

Tres partículas de luz ascendieron hacia el cielo cuando murió.

Después de confirmar su muerte limpié el sudor que se había reunido en mi frente con mi brazo

“¡¡Está caliente!!”.

Inmediatamente redistribuí el Ice Wind que se había detenido porque me sentí demasiado centrado en la batalla.

P-pensé que iba a morir…

Realmente odiaría ser disuelto y absorbido por esté calabozo como un Slime. Si muero no sería capaz de tocar el cuerpo de Shuri.

…Oí, no, espera. No voy a morir. Gracias al poder que es Diosa me dio.

…Me estoy cansando…

“Capturar un calabozo sin tomar un descanso es intenso…”.

Sólo en caso de un monstruo aparezca, para poder lidiar con ellos me senté en medio del camino, con mi espada en la mano.

Como esperaba, sentí el valor de los compañeros en momentos como este… Entonces, no traté de confiar en alguien.

Ya que todo el mundo a mi alrededor eran enemigos. Pensándolo, he llegado tan lejos desde entonces, pasando continuamente unos días increíbles.

Vivir y gustar de una chica, dependiendo de la idiota Presidenta del Comité y riendo con un demonio. Más recientemente una ratona de biblioteca comenzó a darme su afecto.

“……”.

Mis ojos se cerraron y estaba recordando muchas cosas.

Eran todas indispensables. Quiero protegerlas.

Esos sentimientos revueltos dentro de mí

“…Tengo que llegar rápido a la última capa, para encontrarme con todas”.

Me puse de pie, hice un poco de estiramiento y comencé a caminar a la puerta del cuarto que estaba conectada con el siguiente piso.

Capítulo Anterior |Inicio| Siguiente Capítulo

Anuncios