Historia 18: 『Almuerzo』

Katsuragi y yo nos sentamos uno al lado del otro en la azotea. Aunque hubiera estado bien regresar al dormitorio, habría sido problemático si alguien nos viera.

Todavía no era apetecible.

«…Pensándolo bien, ¿Por qué Katsuragi repentinamente vino a mí? También creo que la oportunidad fue extraña».

«…Bueno, definitivamente estaba ansioso acerca de esto… Bueno, hoy, cuando Tamaki asistió al Comité llamaste a Samejima… Eso me demostró cuán duro estaba tratando Tamaki. Debido… ¿Qué sucede?».

«Ah, no. Y-yo no estaba particularmente tratando duro… Vaya, ¿Debido a qué?».

«O-oh. Fui regañado. Me llamarón cobarde».

«E-eh…».

Las inesperadas palabras fueron sorprendentes.

Un cobarde… No me imagino a Nanami diciendo algo como eso.

Quiero decir, hacer eso mientras yo no estaba…

Sin embargo, estoy realmente agradecida por la ayuda de mi amiga. La próxima vez, tengo que ayudarla con algo.

«Tenía mis dudas y cambié de parecer al venir aquí… Al final, no tenía nada. Sin avanzar, renunciando y como de costumbre es algo sólo los cobardes hacen… Cuando me preguntaba qué debía hacer… La cara de Tamaki venía a mi cabeza… Soy un idiota, finalmente me di cuenta».

«…Es así, es así».

 

Atentamente miraba su monólogo infantil con una cálida mirada. La cara de Katsuragi parecía un poco triste.

«…Te ves un poco alegre, Tamaki. A pesar de que hablar de esto es embarazoso para mí…»

«Bueno, después de todo que soy la primera en ir a tu cabeza ¿Sabes?  Porque Katsuragi me mantiene en su cabeza… Es normal que esté así de feliz».

Ya que Katsuragi también expuso cómo se sentía, también confesé mis verdaderos sentimientos.

Entonces, Katsuragi quedó desconcertado y miro lejos.

«¿Qué sucede? ¿Era tan sorprendente que dijera algo como eso?».

«N-no, no es eso… Bueno, está bien. Esa lonchera. Lo escuché de Sajima… ¿La has estado haciendo para mí?»

«Yeah. Ya que Katsuragi sólo tiene pan, es malo para tu salud si de vez en cuando no comes alimentos nutritivos».

«Muchas gracias por prestar atención a ese grado. Estaba realmente delicioso».

«Eso es bueno entonces. Valió la pena hacerlas».

«Me pregunto si debo decir gracias en un momento como éste».

«Bueno, me pregunto».

«……».

«…».

[……].

Después de reír un poco, el silencio llenó el aire.

…Incapaz de continuar la conversación dije algo extraño.

¿Q-qué hago? Nunca hablé con el Katsuragi de este tiempo en primer lugar…

De todas formas, ¡Sería vergonzoso si no digo algo!.

«K-Katsuragi».

«¿Qué?».

«Es… ¿Katsuragi quiere derrotar a Samejima cierto?».

«Sí, eso es correcto. No quiero perder. No quiero rendirme. Voy a hacer cualquier cosa para derrotarlo».

La determinación de Katsuragi parecía endurecerse considerablemente. Bueno, es fácil para mí.

Con su mirada motivada mi interruptor fue volteado. De lo contrario habría sido descortés con él.

«…Entiendo. Entonces empezaremos mañana inmediatamente».

No hay clases por la ceremonia de clausura hasta mañana y muchos de los estudiantes regresan al dormitorio.

Afortunadamente el pasado mañana también es el comienzo de las vacaciones de invierno para los estudiantes generalmente asisten como les place. Dicho esto, necesito terminar el juicio y enviarla.

Dejando eso de lado, otros estudiantes regresan a casa de sus padres en este momento.

Naturalmente, eso incluye a Samejima.

Estas dos semanas serán una competencia. ¿Cuántas bases podremos preparar?

«…Bien, ¡Lo he decidido! ¡El entrenamiento especial empieza mañana! ¡Ven aquí después de la escuela!».

Katsuragi vigorosamente se puso de pie con un chasquido cuando le apunte. Él sonrió con sarcasmo y asintió con la cabeza.

«Entiendo… ¿Entonces todo bien?».

Katsuragi tendió su mano. Regresé el gesto y agarré su mano.

«Sí, todo bien».

Y así se formó la Alianza Anti-Samejima.

◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆

Hoy es un día despejado en medio de las vacaciones de invierno.

No sería una exageración decir que la azotea en la que estamos es nuestra base. Es un lugar muy conveniente ya que, excepto yo, que tengo la clave, no puedes libremente ir y venir de aquí.

En otras palabras, no nos encontraran independientemente de lo que hagamos.

«¡Uooh!».

Bañados en la luz de día, Katsuragi estaba brillante por el sudor de su práctica constante.

Los contenidos eran simples, envuelvo una cuerda alrededor de mi brazo y Katsuragi tirará de ella. Eso es todo.

Sin embargo, estoy tirando a Katsuragi con un lanzamiento de hombro de un brazo. En lugar de usar mi brazo como de costumbre, estaba usando una cuerda.

«Redímete a ti mismo, Katsuragi. ¡No me he movido ni una pulgada!».

«Kuh… ¡Raaah!».

La cuerda estaba perdiendo elasticidad. Evidencia que él estaba poniendo toda su fuerza en ello.

…Aunque todavía no me he movido.

El propósito de este ejercicio era construir su fuerza.

Ser capaz de moverme, es decir, tienes que superar mi estatus Physical.

Aunque era difícil, había otra razón para esto. Si Katsuragi se encontraba en un concurso de fuerza, primero necesitaba acostumbrarse a hacer frente a una fuerza abrumadora y ganar confianza en sí mismo.

Aun así, alguien podría pensar que un hombre perdiendo en fuerza con una mujer es vergonzoso…

«…¡Maldición…!».

Katsuragi tenía una personalidad aplicada. Con esto la posibilidad de que él abandonará bajó.

«¡Diez minutos hasta que descansemos así que esfuérzate!»

«…¡Sí!».

Katsuragi tiró de la cuerda con todo el peso de su cuerpo.

Por supuesto, no me moví en absoluto.

◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆

«Muy bien. Eso es todo por hoy. Toma una bebida y una toalla».

«G-gracias».

Katsuragi se recostó boca arriba y puso la toalla en su cara, con la botella hacia un lado para refrescarse.

Sentándome al lado de él, Katsuragi se sentó.

«…Hah… Para no moverte en absoluto… ¿Qué tipo de músculos tienes?».

«¿Quieres sentirlo?».

Flexioné y produje un pequeño, bíceps bien desarrollado. Katsuragi lo tocó con su dedo, su boca se abrió en duda.

«…En serio, ¿Dónde están todos tus músculos?».

«Secreto de doncella».

Coloqué mi dedo índice en mi boca, sonriendo maliciosamente para molestarlo.

«…Eso es trampa».

«¿Hmm? ¿Decías algo?».

«Nope, nada».

Katsuragi no quería seguir el tema e interrumpió la conversación bebiendo  su bebida deportiva.

Y por lo tanto, comencé a pensar en todo lo que se dijo, cuando hubo tres golpes en la puerta con un mal tiempo.

«Sí, sí~. Dame un momento~».

Ya que Katsuragi no se movió, fui a la puerta para confirmar la contraseña que sólo las personas autorizadas conocen.

«¿Cuáles son las tres medidas de Shuri-chan?».

«83-54-80 de arriba a abajo, le gusta Samejima-kun».

«Tu nombre».

«¡Es Sajima Nanami!».

«¡Puedes entrar!».

«¡Muchas gracias!».

Cuando quité el seguro de la puerta y abrí, Nanami estaba ahí con un vestido blanco y saludó con un chasquido. Ella llevaba un bolso grande.

«Nanami… Eso es…».

«¡Es correcto! ¡Traje comida!».

[¡Ooooh—!].

Mi voz y la de Katsuragi se sobrepusieron.

Para ser sincera, Nanami tampoco regreso a casa y nos ofreció su colaboración. Desde el principio, Nanamin no participó en el bullying habitual, y después de atraerlo con sus almuerzos, era fácil. Incluso logró alcanzar el nivel de hablar con Katsuragi.

Ella se ofreció voluntariamente a traer el almuerzo todos los días y a unirse a nuestra práctica.

…Hablando de eso, nosotros tres pasamos más de la mitad de nuestro tiempo juntos estos días.

«Yui-chan ¡Buenos días!, hoy tengo sándwiches ligeros y una ensalada ligera~».

Ella sacó los Tupperware multicolores del bolso donde estaban los sándwiches guardados.

Todo parecía ser muy delicioso. Katsuragi inmediatamente tendió sus manos.

«¡Es bueno!».

¿A dónde fue tu cansancio de hace un momento? Katsuragi llenó su boca con la deliciosa comida.

«Valió la pena hacerlos si dices eso».

«Cualquier comida hecha por Sajima es deliciosa~».

Sin parar, sin parar.

Diciendo sus impresiones, Katsuragi los arrojaba en su boca uno tras otro. Mirándolo, estaba un poco irritada y pellizqué su estómago.

«¿¡Ow-!? ¡P-para qué haces eso, Tamaki!».

«…No hay razón. Termina de comer para que podamos reanudar la práctica. Comer en exceso no es bueno ¿Sabes? Necesitas bajar de peso».

«Eh, pero, quiero comer…».

«¿¡Me entiendes!?».

«¡S-sí!. ¡Lo entiendo, lo entiendo!».

Presionado por mi atmósfera, Katsuragi asintió con la cabeza muchas veces. Nanami sonrió y bromeó por nuestro intercambio.

…Nanami estaba disfrutando completamente de mi reacción.

«¡Y-ya es suficiente! ¡Nanami, me voy a molestar!».

«Lo siento, lo siento. ¿Pero sabes?».

«¿Qué?».

Nanami aplaudió una vez y respondió a mi pregunta.

«Pero, molestar a Yui-chan… Es divertido».

«¿¡Detente por favor!? Ah, ¡Katsuragi no intentes seguir comiendo sigilosamente!».

«Demonios, ¡Qué persistente…!».

Teniendo tal conversación, felizmente disfrutamos del almuerzo y después de diez minutos se reanudó el entrenamiento especial.

…¡De ahora en adelante la programación de Katsuragi será estricta…!.

Nadie me podría culpar por eso.

Capítulo Anterior |Inicio| Siguiente Capítulo