Historia 21: 『Confesión』

“¡Tú, basura!”.

“¡¡Cállate!!”.

Se agarraron el uno al otro desde el frente. El tirado—

“¿¡Qué demo-…!?”.

—Fue Samejima.

“¿¡De dónde sacaste tanta fuerza…!?”.

“Lamentablemente para ti, ¡Mi entrenadora es una mujer con fuerza sobrehumana! ¡No perderé contigo!”.

Katsuragi estaba presionando a Samejima hacia abajo y lo obligó a arrodillarse. Sin embargo, Samejima estaba determinado y comenzó a torcer su brazo.

“¡Maldición-!”.

Ya que había una posibilidad para él de liberarse del ataque no calificado, Katsuragi se vio obligado a abandonar a regañadientes su agarre.

Los dos ganaron temporalmente cierta distancia entre sí. Sin embargo, parecía que no fue así. Por lo que sucedió a continuación.

“¡No me voy a detener!”.

Samejima inmediatamente recuperó su estabilidad y cerró distancia de un solo movimiento. Samejima sabía karate, pero es una versión modernizada del karate.

Samejima adoptó una postura Hanmi [1] con su lado izquierdo y dejando salir un golpe con la izquierda.

El golpe con su izquierda se repetía con su derecha en un Uno-Dos.

“¡¡Gofu-…!!”.

Samejima golpeo con la izquierda. Inesperadamente, Katsuragi seriamente comenzó a caer hacia atrás.

“¡Katsuragi-kun!”.

Nanamin gritó. Ella se agachó con las manos cubriendo su cara. Aclamaciones de Victoria podían oírse desde alrededor de la sala de judo.

Samejima también estiró su brazo derecho hacia atrás para el siguiente golpe. Cargaba una sonrisa distorsionada.

Ingenuo.

La cara de Katsuragi fue golpeada con la izquierda.

Lo entendí. Los ojos de Katsuragi estaban vivos. Sus ojos estaban bien abiertos, esperando el próximo ataque de Samejima. Estaba juntando fuerza.

Su objetivo era un contraataque.

Samejima había liberado directamente la derecha. Katsuragi dio un paso hacia adelante sin evitarlo. Al mismo tiempo soltó su puño derecho.

Katsuragi ganó velocidad antes de que el empuje de Samejima aterrizará en su mejilla.

Ahora es su turno. Samejima no pudo esquivarlo. El puño golpeo vigorosamente la cara de Samejima.

“¿¡¡Uburu-!!?”.

Samejima fue lanzado hacia atrás. El impulso lo mantenía rodando sin parar.

Este era el resultado del orgullo de ese tipo. Katsuragi corrió hacia él como un cazador hacia su presa.

Él agarró su pie, eliminando su capacidad de moverse y lo arrojó. Samejima era incapaz de moverse después de tomar el golpe.

Katsuragi se montó sobre él y comenzó a bombardearlo con sus puños.

“¡¡¡¡Aaaaaaaaaah!!!!”.

Sus manos no se detenían.

“¡¡Maldición!!”.

“¡Ngu-!”.

Samejima estaba preparado para el asedio. Él golpeó el abdomen de Katsuragi y su ataque se detuvo. Samejima usó ese instante para escapar de Katsuragi.

Aunque ahora era su oportunidad para continuar con Katsuragi, mirando a Samejima estaba algo fatigado.

Tomó la ofensiva y volvió a tener las tablas contra él. Por lo tanto, hizo esto debido a su personalidad.

“¡Chicos! ¡¡Maten a esta basura!!”.

—Pensó así.

Ignoró las reglas. Estaba planeando hacer uso de sus compañeros de clase todo el tiempo.

Qué vergüenza, Samejima.

Esa fue una mala jugada.

Un chico apareció y saltó hacia Katsuragi.

Sin embargo, lo pateé mientras estaba en camino.

“…¿Huh?”.

Ese chico golpeó su cabeza con la pared, desmayándose y cayendo. Me convertí en el límite ante esos dos.

“Si alguien trata de pasarme lo mismo le ocurrirá a él… ¿Aunque si está bien para ustedes no duden en venir aquí?”.

[………].

Después de mostrarles un espectáculo tan terrible, ninguno era lo suficientemente tonto como para dar un paso adelante.

…No, dos personas lo hicieron.

“…Tamaki… Tú [2]…”.

“……”.

Eran Kijima y Umahara.

“¿¡¡Oí, qué estás haciendo!!?”.

“Estoy haciendo lo que dije. Ahora es una pelea entre Katsuragi y Samejima. ¿Por qué meterían ustedes sus narices? Es innecesario”.

“Tch-… ¿Crees que nos puedes detener?”.

Kijima mostró orgullosamente su fuerza física. Bajó completamente su guardia. Reí por lo absurdo.

“Puedo”.

“¿Cómo?”.

“Así”.

Levanté mi brazo y chasqueé mis dedos. Esta era la señal.

La persona en cuestión comprendería, ya que le di la orden correctamente. Kijima pensó que estaba preparando algo y me miró.

Ahora es la oportunidad.

“¡Aaaah!”.

“¿¡Guu-!?”.

El puño de Umahara golpeó la cara de Kijima. Kijima probablemente no esperaba eso.

No había manera de que su amigo lo traicionará.

“¿¡Qu-!? ¿¡¡¡Qué hacen, chicos!!!? ¡¡Hagan lo que dije!!”.

La inesperada situación lo agitó. La agitación creó una apertura. Y así, seguí hablando para que Katsuragi no perdiera la apertura.

Exprimiendo el último de su fuerza, él corrió.

“¿Tienes tiempo para mirar a otro lado?”.

“¿¡Uuh-!?”.

Katsuragi se liberó del brazo de Samejima y pisó su pecho. Primero, él hundió su codo en el abdomen de Samejima.

“Ka-… ¡Ha…!”.

El cuerpo de Samejima se doblaba hacia adelante y hacia atrás. Katsuragi atentamente había practicado esa técnica.

Hasta el punto donde era un reflejo condicionado para su cuerpo.

Él agarró sus piernas.

El cuerpo de Samejima giró.

“¡¡Pruébalo!! Mi dolor, mi sufrimiento. ¡¡¡Todo!!!”.

*¡Supaan!* Escuché un sonido reconfortante.

Fue decidido.

Samejima no podía moverse por el golpe en su cabeza.

“Haa… Haa… ¡Haa…!”.

La emoción no se había colocado en Katsuragi.

“Ah… Gah…”.

Samejima estaba agarrando tenazmente el brazo de Katsuragi incluso mientras colapsaba. Él se lo sacudió fácilmente. Le arrancó las cadenas que siempre lo habían limitado.

“…Para grabar esto en su memoria. La vista desde el fondo”.

Oyendo esas palabras, el hombre que se había derrumbado se desmayó.

Cada uno reconoció la victoria.

[………].

“¡¡¡Katsuragi~!!!”.

“¡-! ¡Espera, Tamaki!”.

Salté hacía Katsuragi que estaba de pie como de costumbre. Aunque dijo eso él me atrapo.

“¡Lo hiciste, Katsuragi! ¡¡Venciste a Samejima!!”.

Diciendo ese hecho otra vez causó que la mitad de la clase se asombrara, aunque de la otra mitad se levantó sonidos de miedo.

“Estás bromeando…”.

“Esa basura ganó…”.

“¡Oí, no está mal…!”.

Esos que no tenían nada que ver con nosotros dejaron la sala de judo. Uno tras otro los compañeros de clase se fueron. Finalmente sólo éramos Katsuragi y yo, y el Samejima colapsado… Nanamin se había ido, ¿Ella me tomó en cuenta?.

El silencio regresó una vez más. El vencedor estaba inmóvil mirando sus manos rojas. Él empezó a temblar un poco.

“…Tamaki”.

“¿Hm? ¿Qué sucede?”.

“…Gané, ¿Verdad?”.

“…Sí, ganaste”.

“¿Derroté a Samejima?”.

“Es correcto. Derrotaste a Samejima con tus propias manos”.

“…Suu”.

Katsuragi inhaló profundamente.

Dejó escapar la alegría que estaba en la boca de su estómago. Lo demostró con su expresión.

“…Es así…”.

“……”.

Sonreí, mirando el perfil de Katsuragi que estaba riendo mientras su expresión estaba a punto de romperse.

◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆

“…Me pregunto por qué Katsuragi me llamó a un lugar como éste…”.

Después de derrotar a Samejima, Katsuragi amarró a Samejima a un poste para tomar una foto de su fea figura.

La foto de la cara garabateada de Samejima era magnífica, y la envié inmediatamente a mis amigos con mi teléfono. Incluso ahora el teléfono no deja de vibrar.

…De todos modos, desde hace un tiempo… Katsuragi parece tan genial…

Aún puedo recordar ese tiro de hombro perfecto. Viendo a Katsuragi confrontándolo sin renunciar no importa cuántas veces cayera, pensé que su tenacidad seguía siendo la misma.

Me preguntaba si era porque no enfrió la emoción hasta después, no vi a la persona que se me acercó por detrás.

“¡Tamaki!”.

“¿¡Hyau!?”.

Algo frío tocó mi mejilla y dejé escapar una extraña voz. Katsuragi se reía despreocupadamente después de oírlo.

“…Compraste un jugo tan frío cuando hace frío, ¿A propósito?”.

“No, este es… Kuku… La mía, aquí está… La tuya… Pupu”.

“¡N-no te rías!”.

Tomé el café caliente de Katsuragi.

Presionando la lengüeta abierta, el calor del café ligeramente amargo fluyó a través de mi cuerpo frío. Después de beber la mitad, Katsuragi comenzó a hablar.

“…Hey, Tamaki”.

“¿Hmm?”.

“El evento de hoy… ¿No lo soñé verdad?”.

“Obviamente. ¿Qué cosa más tonta estás diciendo?”.

“…Entonces, a partir de mañana… Ya no seré basura ¿Verdad?”.

“A partir de mañana y hasta ahora, Katsuragi nunca ha sido basura. Simplemente fuimos tontos”.

“…Es cierto, alguien así…. Tú. Por lo tanto, para mí también… Tú…”.

La segunda mitad era inaudible. Respondí con un breve “¿Hmm?” para que lo repitiera e inmóvil me miró fijamente. Cuando nuestros ojos se encontraron miró hacia abajo y cubrió su cara con sus manos.

“…Ah-, eso es sin duda correcto. No es bueno para mí. Ya es imposible”.

“¿Qué cosa?”.

“Incluso si lo escuchas no te arrepentirás ¿Cierto?”.

“Apúrate y dilo. Eres un hombre ¿Cierto?”.

“…Es cierto”.

Katsuragi se sentó derecho y rápidamente respiró profundamente, recientemente debido al entrenamiento su cuerpo era fuerte, entonces se levantó y se inclinó desde la cintura— y me dijo palabras de amor.

“Te amo, Tamaki. Tú más que nadie. Tu sonrisa, tus lágrimas, quiero monopolizarlo todo. Quiero estar cerca de ti y defenderte— te amo”.

“—”.

Escuchando esas palabras, no entendí al principio. Sin embargo, impregnada a través de mí pecho. Una sensación de calor se extendió a través de mí.

¿Cuánto tiempo he esperado escuchar esas dulces palabras? ¿Cuánto deseaba escuchar esas palabras?.

Mi corazón temblaba de placer.

Lágrimas calientes fluyeron de mis ojos. No importa cuántas veces las limpié, era incapaz de detenerlas.

Lo sabía.

Amo a Katsuragi.

Lo amo a él más que nadie.

Por encima de todos estos sentimientos siendo probados. No podía contenerlos. Estallan en mi pecho.

Nunca había transmitido estos sentimientos.

En ese caso, se lo diré.

Mi persona amada se estaba poniendo nerviosa delante de mí.

Abracé a Katsuragi con todas mis fuerzas.

“Uwah-“.

Katsuragi no pudo mantenerse por el impacto repentino y sin cambio cayó.

Sus labios estaban indefensos.

“T-tam—”.

“—Nnn”.

Puse mis labios sobre los suyos.

Mi segundo beso con él. Esta vez era consciente de mis sentimientos.

…Ah. Besar así me hace tan feliz…

Eventualmente, lentamente me separe de él.

Entonces, también me confesé.

“Te amo, Katsuragi~… Yo… ¡¡Siempre te amé…!!” .

Las lágrimas comenzaron a fluir otra vez. Katsuragi me abrazó y puso mi cabeza en su pecho.

“…Ah… Nieve…”.

Con calma, Katsuragi lo murmuró. Sentí una agradable sensación de frío en mi mejilla.

Nieve cayó por primera vez este año.

Como si estuviera bendiciéndonos.

 

[1]: (半身 Hanmi) significa “Medio cuerpo”. La idea es que los lados del cuerpo funcionan como una unidad (por ejemplo: mano izquierda y pie izquierdo adelante).

[2]: Una grosera forma de referirse a alguien.

Capítulo Anterior |Inicio| Siguiente Capítulo

Anuncios